Mostrando entradas con la etiqueta Prevención Bebé. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Prevención Bebé. Mostrar todas las entradas

4/05/2020

FLUOROSIS: Exceso de flúor en higiene infantil ocasiona manchas y debilidad en la dentadura de los niños

Fluorosis

Esta sustancia química está presente en productos de cuidado dental que favorece la protección contra las caries.

La caries tiene un único culpable: el azúcar. Los alimentos dulces se pegan a los dientes y si no se limpian rápidamente se acunan en los recovecos de las piezas dentales.

Allí, felices, empiezan a ‘taladrar y taladrar’ hasta hacer huecos. A eso se le llama caries. Y si el dueño de esa boca no mantiene una adecuada limpieza oral, las bacterias se apropian de tal manera, que los dientes se caen.



Por esa razón, la fabricación industrializada y, por lo tanto, masiva de azúcar coincide con las alzas en los niveles de caries dental. Es decir, si no existiera el dulce, tampoco lo haría la caries. Pero como esta ecuación es imposible, la mejor fórmula es el cepillado constante.

Además de un cepillo y agua, se han creado métodos que permiten blindar la boca contra las bacterias, como la adición de flúor a productos de higiene oral. Aún así, más de la mitad de la población mundial no se libra de estas.

A continuación, 4 aspectos importantes que los padres deben saber sobre el flúor:

Leer también: REHABILITACIÓN : Soluciones estéticas para caries del biberón

1. Flúor: el salvador

A comienzos del siglo XX, un grupo de investigadores decidió, asombrado, determinar por qué ninguno de los habitantes de una población en Estados Unidos tenía caries. Después de varias pesquisas, descubrieron que se debía al agua que consumían, pues el flúor estaba presente en la tierra y el líquido que llegaba a sus casas contaba con este protector natural.

El flúor es un elemento químico que disminuye la posibilidad de que los dientes pierdan minerales; además, afecta el metabolismo de las bacterias que se prenden de los dientes y que se reproducen con especial rapidez.

Después de este descubrimiento se tomaron medidas, como la inclusión de este elemento en las aguas tratadas en los acueductos, así como en la sal. Actualmente, las pastas de dientes y los enjuagues bucales también lo traen.

2. Flúor: el crucificado

Pero como lo que no está en su justa medida es perjudicial, este exceso de flúor en los diferentes productos de consumo humano ha traído críticas y llamados de alerta, pues su presencia en el organismo está asociada a diferentes enfermedades como osteoporosis; por ende, aumento en las fracturas, algunos tipos de cáncer óseo y otras patologías dentales.

En Colombia, por ejemplo, un grupo de expertos de la Universidad Nacional realizó una investigación hace 10 años en Agua de Dios, municipio de Cundinamarca, pues la estudiante de odontología Carolina Gómez observó un elevado número de manchas en los dientes en la población infantil.

Martha Lucía Calle, odontóloga asociada de la facultad de odontología de la Universidd Nacional, y Edgar Delgado, químico y docente de la facultad de ciencias del departamento de química de la misma universidad, determinaron que todos los niños de esta población presentaban las manchas que observó la estudiante. Eso significaba la presencia de caries y, además, intoxicación por flúor o fluorosis.

Dice Delgado que en exceso esta sustancia genera el efecto contrario, pues ya no protege a los dientes de la caries, sino que debilita los dientes, porque los desmineraliza y se forman huecos en donde se albergan las bacterias, hasta que se pierden las piezas.

3. Manchas imborrables

Las primeras señales que se presentan para determinar que existe intoxicación por flúor son manchas en los dientes que no tienen manera de desvanecerse. Pero si no aparecen, un odontólogo no puede determinar que existe exceso en el organismo del paciente.

Por esa razón, muchos especialistas lo aplican en los consultorios como manera de prevención, cuando probablemente no es necesario, porque no tiene un método de diagnóstico que le permita determinarlo.

Dice la odontóloga e investigadora Martha Calle, que esta complicación no distingue estratos sociales, pues todos los niños son atraídos por el sabor de las cremas dentales y cuando están aprendiendo a cepillarse solos, disfrutan el sabor de chicle, fresa o cualquier dulce y se tragan la crema; entonces, el flúor va adicionándose a los huesos.

Por eso les recomienda a los padres estar siempre vigilantes durante el momento del aseo dental, mientras el niño entiende la idea de que la pasta de dientes no es para comer.

Leer también: HIGIENE BUCAL: Sepa como cuidar las encías de su bebé

4. ¿Cómo frenar el exceso?

Al observar las cremas dentales del supermercado se puede ver que la mayoría, por no decir todas, vienen adicionadas con flúor, así como los enjuagues bucales. Existen zonas del país en donde ya no ‘enriquece’ el agua con este elemento químico, como en Bogotá.

Ya lo recomendaban los médicos: evitar uso de enjuague, vigilar el cepillado de los niños y disminuir la aplicación de sal en las comidas, que además traerá otros beneficios a la salud.

En esta investigación de Calle y Delgado, también encontraron que el aseo dental de los niños en Agua de Dios es bastante deficiente, pues no tenían una rutina establecida en casa para asearse la boca tres veces al día.

Los hábitos deben ser establecidos por los adultos desde los primeros meses de vida, cuando las encías del bebé deben limpiarse con una gaza húmeda, se envuelve en el dedo y se pasa por toda la boca. También existen cepillos para este fin, con cabeza pequeña y redonda que facilita la tarea.

Todos los días, a la misma hora, el ritual debe ser el mismo, para que el niño aprenda la rutina. Usar cepillos de dientes atractivos y hacer el momento de la limpieza una circunstancia agradable facilitará la tarea. Los padres no pueden ser flexibles y permitir que un día lo hagan, al día siguiente no, porque esto no generará la costumbre y la necesidad en los niños.

De igual manera, los dientes temporales deben limpiarse con el mismo cuidado con el que se hará para la dentadura definitiva, pues de su buena limpieza dependerá el desarrollo de los maxilares y la aparición de las nuevas piezas que saldrán con el espacio suficiente.

Los expertos también recomiendan una sana alimentación, que es útil en la formación de los tejidos en los niños. Por ejemplo, el consumo constante de lácteos calcifica huesos y dientes, lo que ayuda en la resistencia a las bacterias.

Cuando aprenden a cepillarse no es necesario usar crema dental, pues lo más importante es que el cepillo de dientes pase por todas las piezas, incluida la lengua, para evitar la acumulación de bacterias.

Esto debe hacerse después de que el niño come. No se le puede permitir dormirse con el tetero, pues el metabolismo de las bacterias es muy rápido.

Evidencias científicas

Estudios publicados en revistas científicas de orden mundial han determinado que el exceso de flúor en el organismo podría ser el responsable del aumento en las fracturas de cadera, pues los huesos se desmineralizan.

Otras investigaciones realizadas especialmente en Estados Unidos, donde le añaden flúor al agua, han relacionado la aparición de tumores cancerígenos con el flúor. Una compañía farmacéutica en ese mismo país realizó una observación con pacientes que usan con frecuencia crema de dientes con este elemento.

Se determinó que contribuye a la pérdida del hueso periodontal, es decir, la caída de los dientes. Además, aumenta la posibilidad de sufrir gingivitis y periodontitis, enfermedades inflamatorias de las encías.

Por: Juliana Rojas Hernández
Redactora ABC del bebé



4/04/2020

Malos HÁBITOS ORALES pueden acabar con la presentación facial de sus hijos


El incorrecto desarrollo dental y facial son causados en la mayoría de los casos por la succión digital, el chupo, la respiración bucal, succión labial y comerse las uñas.

Cada uno de estos hábitos desencadena una serie de problemas que no solo causan en los niños molestias.

Molestias no solo por el manejo odontológico que se les debe dar, sino angustia para los padres, el tiempo y el dinero que deben invertir para corregirlo.



Afortunadamente, especialistas en odontopediatría en Colombia ofrecen terapias exitosas probadas para acabar con ellos con base en amor, tolerancia y manejo psicológico. Una esperanza para los padres que han probado todo para que sus pequeños abandonen estas manías.

Malos Habitos

La succión del dedo: El problema en ella es que se ejerce una fuerza externa sobre los labios, alterando el crecimiento del maxilar, se crea un espacio en la posición de los dientes y un paladar profundo ojival que hace que la lengua tome una posición muy anterior o muy posterior dificultado el proceso de alimentación.

Vea también: Respirador Bucal, tratamiento de apiñamiento severo sin extracciones

Respiración bucal: Este problema aunque puede ser producido por afecciones como la rinitis, adenoides o amígdalas, también puede darse como el simple hábito de mantener la boca abierta. Con él, el paladar se hace ojival, los labios caen dramáticamente, se puede dar también lesiones en los ángulos de los labios (a lado y lado), y en las posiciones dentales.

Succión de labio: Chupar el labio inferior es una manía frecuente. "No solo genera dermatitis severas, manchas permanentes y estrías sangrantes alrededor del labio, sino genera una mordida abierta y queilitis angular (lesiones en los ángulos de los labios) que afectan el desarrollo dentario y la fisionomía del pequeño sufriendo la burla de sus compañeros y traumas severos", comenta el odontólogo Juan Esteban Galvis R.

Humedecerse el labio: Pasarse repetidamente la lengua sobre los labios, también es una manía que puede desencadenar muchos problemas. Agrietamiento de los labios, sangrado, queilitis, cambios en la posición y textura de la lengua y el paso hacia una respiración bucal, son algunos de ellos.

Comerse las uñas: Muchos padres han sufrido y han probado de todo para contrarrestar este mal hábito. Sus consecuencias están relacionadas con la mordida abierta, el desgaste del borde de los dientes, hasta el cambio en la forma de las uñas y la presentación de las manos.

Una solución

Según Galvis, el primer paso es generar una observación cuidadosa por parte de papá y mamá. "Hay que volverse unos súper investigadores de la causa que está provocando ese comportamiento. Un nuevo hermanito, un compañerito que lo intimide en el colegio, cualquier situación por pequeña que sea puede desencadenar este problema" recalca el especialista.

Cuando los pequeños ya están en jardín o colegio se puede acudir a los profesores o guiadores para obtener mucha información de lo que está pasando.

El segundo paso es generar un ataque de amor total para alguien súper especial: Esto quiere decir "no compararlo", "no burlarse", "no aplicar terapias de ají", "no buscar un culpable". Parar este proceso agresivo para el niño será el primer paso para su recuperación

Después vendrá con la ayuda del diagnóstico previo, una orientación hacia el trabajo psicológico especializado en casos graves o a un sencillo entrenamiento secreto para los papás basado en el afecto y el juego donde los resultados se podrán ver en menos de un mes.

"Los padres aprenden unas técnicas muy efectivas que además levantan la autoestima lesionada de sus hijos, los acerca entre ellos, y permite corregir estos malos hábitos que en el futuro puede causarles muchos dolores, tiempo e incomodidades", sostiene el odontopediatra Galvis.

Al final el niño sentirá que sus padres, familiares y amigos están orgullosos por haber dejado el mal hábito. Para el caso de las succiones y la comida de uñas funciona bien el protocolo. Para el caso de los respiradores bucales, se utilizan unas placas de goma que se manejan en casa y en las horas de la noche para no someter a los pequeños a preguntas o burlas.

Este sistema no solo va a corregir el hábito, sino además viene en unos colores impactantes para ellos, va a corregir la posición de los dientes evitando en muchos casos el uso de brackets y tiene un dispositivo para que la placa tenga un cordón que se va a sujetar de la ropa o pijama para que no se vaya a perder en la noche.

Dos soluciones que van a ir acompañadas de afecto y amor al 100 por ciento y una dosis de tiempo importante para que a través del juego y el afecto se logre resultados rápidos y exitosos. Protocolos colombianos para que nuestros niños sonrían y alegren el mundo.



3/31/2020

SUCCIÓN DIGITAL: El riesgo de chuparse el dedo

Ortodoncia

Los hábitos - tan comunes en los bebés- de chuparse el dedo, succionar el chupete y tomar del biberón podrían afectar el desarrollo del habla del niño si se llevan a cabo durante mucho tiempo.

Ésta es la conclusión de un estudio realizado en Chile que aparece publicado en la revista médica BMC Pediatrics.

Los investigadores de la Corporación de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur descubrieron que los niños que tenían alguno de estos hábitos de forma persistente mostraron un mayor riesgo de trastornos del habla en edad preescolar.

Por ejemplo, dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras o para simplificar su pronunciación.

Evitar el hábito

Durante el estudio, los investigadores reunieron información de los padres sobre las conductas de alimentación y hábitos de succión durante la infancia del niño y evaluaron su capacidad de habla.

"Descubrimos que los niños que se chupaban el dedo mostraban tres veces más riesgo de desarrollar un trastorno del habla" explicó a la BBC el doctor Juan Carlos Vélez González, quien dirigió la investigación en Chile.

"Por eso es muy importante que los padres eviten que los niños adquieran este hábito". "Y lo mismo ocurre con el uso del chupete, que si se usa durante más de tres años puede conducir al desarrollo de trastornos del habla" agrega.

También te puede interesar : Hablemos sobre la ORTODONCIA Interceptiva

Los científicos descubrieron también que al retrasar la toma de biberón hasta que el bebé tuviera al menos 9 meses podía reducirse el riesgo de desarrollar estos trastornos en el futuro.

Tal como explica el doctor Vélez, el estudio sugiere que si el bebé extiende el hábito de succionar a actividades no relacionadas con el amamantamiento puede tener efectos perjudiciales en el desarrollo del habla del infante.

Ejercicio muscular

"Nuestra hipótesis es que al chuparse el dedo, el chupete o el biberón, el niño no ejercita todos los músculos de la cavidad oral" dice el científico.

"Y como sólo está utilizando ciertos músculos no alcanza a desarrollar la musculatura necesaria para la capacidad del habla", agrega. "Por eso nuestra recomendación es evitar el bebé se chupe el dedo o que succione el chupete".

"Pero ciertamente lo que nos gustaría lograr es que las madres amamantaran a sus bebés durante un tiempo más largo y no introduzcan el biberón antes de que el bebé cumpla 9 meses".

"Porque creemos que el amamantamiento es la mejor forma de que el bebé ejercite todos los músculos de la boca, cara y la lengua para lograr una mejor capacidad de habla", expresa el investigador.

Otros estudios en el pasado llevados a cabo por otros científicos han revelado que el amamantamiento podría ser beneficioso en el desarrollo de la respiración coordinada, el acto de tragar y la articulación del habla.

Fuente: bbc.co.uk



3/24/2020

FLUOROSIS DENTAL: Evítala y protege la sonrisa de tu niño

FLUOROSIS DENTA

Todos los dentistas recomiendan empezar la higiene bucal de los niños luego en los primeros meses de vida.

Sin embargo, eso no quiere decir que las madres deban cepillar la boca de los hijos antes de que les nazcan los primeros dientes de leche.

Una correcta higiene durante la primera infancia significa limpiarle la boca del bebé con agua y algodón y en especial evitar pastas, alimentos y bebidas que contengan flúor.

Eso porque el exceso de flúor puede causar manchas en la superficie de los dientes, una molestia llamada fluorosis dental. Acá te explicamos un poco más sobre esa molestia para que tengas los cuidados necesarios con los dientes del niño:


¿Qué es la fluorosis dental?

Es una anomalía dental causada por el consumo excesivo y prolongado de flúor durante la infancia. Consiste en la aparición de manchas que van del color blanco hasta el marrón debido a la destrucción del esmalte dental. Esta patología puede presentarse como leve, moderada o severa y puede darse tanto en la dentición temporal como en la permanente.

¿Cuál es el período de mayor riesgo?

Los especialistas afirman que los niños menores de seis años son más propensos a la ingesta prolongada de flúor, pues suelen ser incapaces de manejar adecuadamente las cremas dentales y controlar el consumo de flúor en otros alimentos. Aunque esto suele ocurrir durante la dentición temporal, el consumo excesivo de flúor puede hacer que los dientes definitivos nazcan con motas o descoloridos.

Leer también: REHABILITACIÓN : Soluciones estéticas para caries del biberón

¿Las manchas son permanentes?

Una vez el flúor forma parte del esmalte, ya no se puede remover. Hoy en día se pueden encontrar una serie de tratamientos estéticos para aminorar o eliminar el problema. Estos tratamientos consisten en blanqueamientos dentales, pasando por tratamientos de carillas y hasta coronas completas. Lo más importante es acudir al dentista para que se determine el mejor tipo de intervención, dependiendo del grado de fluorosis y de la edad del paciente.

¿Cómo se previene la fluorosis dental?

El flúor se obtiene básicamente por medio de alimentos, agua, suplementos vitamínicos y pastas dentales.

En algunas partes del mundo los suministros de agua natural contienen niveles de flúor mucho más altos que lo deseable. Así que es necesario informarse sobre la cantidad de flúor que el agua de tu región posee para evitar la ingesta excesiva.

Además, los especialistas recomiendan el uso de cremas dentales especiales para niños, fabricadas con ingredientes naturales y sin flúor. Debemos leer la composición y los consejos de uso de los productos para comprobar que están adaptados para la ingesta puntual por parte del bebé.

Fuente: vidayestilo.terra.com.ar

3/18/2020

AFTAS EN LOS BEBÉS: ¿Qué podemos hacer?

Aftas

Las aftas son úlceras de la mucosa bucal, estas úlceras producen muchas molestias para comer, beber, hablar y el niño suele estar quejoso.

Pueden estar causadas por una hipersensibilidad a las bacterias que se encuentran normalmente en la boca del niño.


Se localizan en la parte interna de los labios, cara interna de las mejillas, suelo bucal, paladar, lengua, es decir en cualquier parte de la cavidad bucal.

La estomatitis herpética aguda causada por el virus Herpes Simplex tipo I, es una infección bucal que provoca rechazo del alimento por dolor, salivación excesiva como reflejo de la dificultad para tragar que presentan, aftas en cualquier zona de la cavidad bucal, fiebre en ocasiones elevada y una duración de más o menos 7 días.

Leer también: MEDICINA BUCAL : Estomatitis Aftosa Recurrente en niños asociada a estrés

Se suele acompañar de pérdida de peso por la falta de ingesta, el dolor durante el periodo que dura la enfermedad provoca que los niños se nieguen a comer.

Si, pasados unos días, las úlceras dan lugar a lesiones de color blanquecino, significa que el proceso de curación ya ha comenzado.


Youtube / Medicable

3/03/2020

SELLANTES DENTALES: Importantes para prevenir la caries en su niño

Sellantes

Proteja la dentadura de sus hijos con flúor. Flúor, el cual usted también puede conocer como "fluoruro", es un mineral que se encuentra en la mayoría de las pastas de dientes y en el agua potable en muchos pueblos y ciudades.

Escoja una pasta de dientes que contenga flúor, y verifique con su dentista o pediatra si el agua potable que consume lo contiene.

Si no es así, pregunte sobre gotas o tabletas de flúor.


Ayude a sus hijos a cepillarse los dientes. Los niños pequeños no pueden cepillarse los dientes por sí mismos. Ellos necesitarán su ayuda hasta que tengan 7 u 8 años de edad. Comience el cepillado y luego déjelos que terminen, y asegúrese de colocar la pasta dental sobre el cepillo de dientes--utilice solamente una cantidad pequeña.

Sirva comidas y bocadillos saludables. Seleccione alimentos que no contengan mucha azúcar. Limite los bocadillos entre comidas y ofrezca alimentos saludables como frutas o vegetales. Asegúrese también de que sus hijos consuman suficiente leche y productos lácteos. Estos productos son ricos en calcio, un mineral que ayuda a mantener a los dientes y huesos sanos.

Lleve a sus hijos al dentista con regularidad. Recuerde que los niños aprenden con el buen ejemplo, ¡así que asegúrese de comer una dieta balanceada y de cuidar su propia dentadura!

Leer también: PREVENCIÓN : Cómo prevenir la caries rampante en los niños

Preguntas frecuentes sobre los sellantes

1. ¿Qué son los selladores dentales?

Los selladores o sellantes dentales son unas capas plásticas, delgadas, que se aplican sobre las superficies de las muelas.

La aplicación de los selladores dentales puede hacerse en los consultorios de los dentistas, en las clínicas y, algunas veces, también en las escuelas. La aplicación de los selladores es sencilla y no causa dolor. Los selladores se aplican "pintando" el diente con una capa líquida que se endurece rápidamente y forma un recubrimiento protector.

Es posible que algunas personas confundan a los selladores con los rellenos para la caries, pero no son lo mismo.

2. ¿Por qué las muelas se carean fácilmente?

Las superficies trituradoras de las muelas son rugosas y desiguales porque tienen pequeñas grietas y ranuras. La comida y los gérmenes se depositan en estas grietas y ranuras, y pueden permanecer allí por mucho tiempo debido a que las cerdas de los cepillos de dientes no logran sacarlos.

3. ¿Por qué se necesitan los selladores?

La razón más importante para aplicar los selladores dentales es prevenir la caries.

El flúor en la pasta de dientes y en el agua potable protege la superficie lisa de los dientes, pero las muelas necesitan más protección. Los selladores cubren las superficies trituradoras de las muelas e impiden la entrada de gérmenes y partículas de comida.

Los selladores aplicados sobre los dientes que aún no tienen caries, también ahorrarán tiempo y dinero a largo plazo al prevenir la aplicación de rellenos, coronas, o cubiertas utilizadas para arreglar la caries.

4. ¿Cuándo se deben aplicar los selladores?

Los selladores dentales deberán aplicarse tan pronto como al niño le salgan las muelas permanentes, antes de que la caries pueda dañarlas. Las primeras muelas permanentes, llamadas "muelas de los 6 años", salen entre los 5 y 7 años de edad.

Las segundas muelas permanentes, "las muelas de los 12 años", salen cuando el niño tiene entre 11 y 14 años de edad. Los otros dientes que tienen grietas y ranuras, conocidos como "premolares", también pueden necesitar selladores.

Los adolescentes y los adultos jóvenes que son propensos a la caries quizás también necesiten la aplicación de los selladores.

5. ¿Es necesario aplicar selladores sobre los dientes de leche?

Su dentista puede opinar que es una buena idea aplicar el sellador sobre los dientes de leche, especialmente si los dientes de su hijo tienen grietas y ranuras profundas.

Los dientes de leche mantienen el espacio adecuado para cuando salgan los dientes permanentes. Por lo tanto, es fundamental mantenerlos sanos para que no se caigan antes de tiempo.

Fuente: Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial

2/23/2020

Los BEBÉS necesitan ir al dentista

Odontopediatría

Los expertos en salud infantil recomiendan que los niños empiecen la rutina de cuidado dental desde cuando les salen sus primeros dientes.

Sin embargo, un informe de la Encuesta Nacional de Salud Infantil del C.S. Mott Children’s Hospital, en Michigan, indicó que la mayoría de los niños entre uno a dos años de edad no habían visitado un dentista.

La encuesta, realizada a mediados del 2011, preguntó a padres de niños con edades entre uno y cinco años sobre el cuidado dental de sus hijos y se determinó que sólo el 23 por ciento de los niños de un año de edad había visitado al dentista, mientras que sólo el 44 por ciento de los niños de dos años había hecho la visita preventiva.


“Los problemas dentales, como las caries de la infancia temprana, son la causa principal de enfermedades crónicas en los niños pequeños”, destacó Sarah Clark, directora asociada de la Unidad de Investigación y Evaluación de la Salud Infantil de la Univesidad de Michigan. “La mayoría de los problemas dentales pueden prevenirse mediante el cuidado de la salud oral”, agregó.

Leer también: PREVENCIÓN : Mantenedores de Espacio. Ventajas e Indicaciones

Es posible que muchas familias no tengan conocimiento de la importancia del cuidado temprano de la salud dental y les sea difícil encontrar un dentista que atienda a los niños pequeños. De ahí la importancia de que los pediatras eduquen a las familias sobre el tema.

“Las visitas de control son muy importantes para que los padres comprendan su papel en la prevención de los problemas dentales. Por ejemplo, aprender cómo limpiar los dientes de los bebés y la importancia de evitar las bebidas azucaradas y los biberones en la cuna a la hora de dormir”, destacó Clark.

Durante esas consultas, además, el pediatra puede examinar los dientes del bebé e informar a los padres si descubre las primeras señales de deterioro dental para que consulten al dentista.

Para evitar el contagio de la gripe
Los cambios de temperatura del invierno significan también la llegada de la temporada de la gripe. Aproximadamente entre el 5 y el 20 por ciento de las personas en Estados Unidos son afectadas por la influenza.

Blue Cross and Blue Shield of Florida proporciona algunos consejos para que los residentes de la Florida eviten el contagio de la enfermedad.

La primera medida en la lista de prevención de la gripe es vacunarse. El Centro para el Control de Enfermedades recomienda que todas las personas mayores de seis meses reciban una vacuna anualmente.

Como la vacuna es de temporada, protege contra las diferentes cepas de la influenza que circulan durante el año, lo cual significa que la vacuna del año pasado puede que no le funcione este invierno.

También hay que considerar que se demora aproximadamente de una a dos semanas para que el cuerpo reaccione a la vacuna.

Algunos consejos de los expertos para evitar la gripe:

• Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o asegúrese de usar un desinfectante con base de alcohol.
• Asegúrese de cubrirse siempre la boca cuando tosa o estornude.
• Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca innecesariamente, esta es una de las formas de propagar los gérmenes.
• No comparta cubiertos o artículos personales, como vasos y toallas.
• Si se enferma, tome el día libre, quédese en casa y consulte al médico. Mantenga a los niños enfermos en casa también. Así evita contaminar otras personas.
• Trate de evitar a las personas que tienen la gripe o presentan los síntomas.

2/12/2020

NO SOPLES la comida de tu BEBÉ, puede producirle CARIES


Soplar la comida del bebé puede producirle caries, así como besarlo, señala el odontopediatra Mario Elías Podestá, quien instó a los padres de familia a desarrollar e inculcar hábitos de higiene bucal desde los primeros meses de vida en los niños.

Señaló que en Perú, el 80 por ciento de los niños menores de 3 años ya sufre de caries y al promediar el año muchos de ellos tienen la totalidad de los dientes con la misma enfermedad.

"Las bacterias son contagiadas principalmente, en el caso de los bebés, por las madres, quienes muchas veces besan a sus hijos sin medir las consecuencias de esas excesivas muestras de afecto", señala el especialista.


El doctor Elías recomendó que el cuidado bucal del recién nacido debe realizarse desde un inicio con una gasa o la punta de un pañal frotando suavemente el interior de la boca, para eliminar los rastros de leche luego del amamantamiento.

Sostuvo que es básico llevar a los bebés al odontopediatra antes del año para una evaluación bucal y sobre todo para recibir las indicaciones a fin de iniciar a nuestros hijos en una adecuada higiene y propiciar también la formación de hábitos bucales entre los más pequeños.

Leer también: CIRUGÍA BUCAL : Ulectomia ¿cuando y como realizarlo? Reporte de 3 casos clínicos

Indicó que con la aparición de los molares en los niños ya se debe incorporar el cepillo dental infantil en la higiene diaria y aunque sostiene que no existe una técnica específica para aplicar en los más pequeños lo ideal es cepillar cuidadosamente con agua.

A partir de los 2 años, y con la presencia ya del segundo molar en la cavidad bucal del niño, se debe adicionar la pasta dental baja en flúor.

Señaló que ya existen productos indicados para niños, pues la alta presencia de flúor en las pastas de adultos puede provocarles problemas digestivos.

Explica que a partir de los 2 años los niños ya están en capacidad de escupir, por lo que sumado a un dentífrico adecuado no existe riesgo alguno en su uso.

Resaltó que no es necesario adicionar en la limpieza la utilización de enjuagues bucales. "No hay estudios aún que respalden su utilización en niños, por lo que resulta recomendable abstenerse en su uso ya que pueden ser tragados por los menores al momento del aseo".

Por último, fue claro en señalar que los pequeños que consumen constantemente golosinas son los más propensos a sufrir de caries.

"Ya que al ingresar a la boca se transforman en ácido, lo que propicia la perforación del diente produciendo la temida caries", sentenció el odontopediatra Mario Elías, en el marco de la campaña de concientización que impulsa el Colegio Odontológico del Perú en pro de una buena salud bucal en el país.

Fuente: andina.com.pe

2/10/2020

DIENTES DE LECHE: ¿Porqué son importantes? - Dra. Gloria Read

Oral Hygiene

Uno de los errores más comunes de los padres es descuidar la salud bucal de su bebé.

En muchos casos desconocen que una dentadura sana es esencial para masticar y hablar adecuadamente, de ahí la importancia de cuidar los dientes de leche, aunque se van a caer.

Los dientes primarios de un niño, llamados dientes de leche, normalmente aparecen entre los seis meses y 1 año de edad. Éstos son tan importantes como los permanentes en los adultos; ayudan a alimentarse, emitir sonidos y hablar adecuadamente”, explica la American Dental Association (ADA).


Además, desempeñan otros roles fundamentales como mantener el espacio para los dientes permanentes y dar el estímulo necesario para el crecimiento de los huesos de la cara

Read Also: Hablemos sobre la ORTODONCIA Interceptiva

La visita al dentista a edad temprana es un chequeo de rutina. El dentista verifica que no haya caries o algún problema dental.

Él enseña a los padres a limpiar correctamente los dientes del pequeño, así como prevenir algún otro hábito perjudicial, como chuparse el dedo.


Youtube / Sarah Tevis Poteet, DDS, PA

1/22/2020

HIGIENE BUCAL: Sepa como crear hábitos de higiene en el niño

Higiene Bucal

Según los expertos consultados, los hábitos higiénicos hay que crearlos en el niño, lo que es en extremo complicado, "puesto que requiere un trabajo intenso por parte de los padres".

Según ellos, existen algunos consejos prácticos para tener éxito en la tarea:

1. Los padres deben dar el ejemplo.

Los padres, como referentes naturales del niño deben tener un hogar limpio y aseado. Además hay que mostrarle cómo uno se lava los dientes pidiéndole su compañía en el baño, explicándole qué es lo que está haciendo, para qué sirve el cepillo y la pasta dental.


2. Deben inculcarse hábitos desde temprana edad.

Un niño siempre va entender más de lo que puede expresar, por eso es necesario que el padre esté constantemente especificando el porqué de cada acción higiénica y los beneficios sanitarios que reporta. Por ejemplo, decirle a un bebé de seis meses de vida mientras se le cambian los pañales "vamos a cambiarte para que no se te irrite la colita", él lo va a comprender, explican los pediatras.

También te puede interesar: Patología oral del recién nacido

3. Regularidad.

Los hábitos deben crearse a diario y manifestarse en cada aspecto de la vida cotidiana. En este caso los padres deben armarse de paciencia porque los resultados de su trabajo no se verán de inmediato, sino a largo plazo. Lo ideal es que las instrucciones que reciban los niños sean lo más simples posible. La complicación o perfeccionamiento deben ser paulatinos.

4. El niño debe contar con un ambiente preparado.

Los artículos de aseo deben estar al alcance de los niños. La pasta dental no puede estar guardada en una repisa con llave, debe existir siempre papel higiénico disponible, etc. Si las condiciones no están dadas para que el infante realice sus labores de aseo aparecerá la desmotivación. El niño debe tener sus propios elementos higiénicos para que cuide de ellos y sepa en qué lugar se encuentran.

1/12/2020

Sepa como NO CONTAGIAR a sus hijos de CARIES

Caries

La cavidad oral contiene una gran cantidad de bacterias que producen una serie de enfermedades.

Entre las cuales se encuentra la caries y la gingivitis, que son las más prevalentes en el ser humano, estas enfermedades tienen la característica de ser transmisibles.

Caries : La caries dental es una enfermedad infecto-contagiosa producida por bacterias. Si los padres padecen de caries dental pueden transmitir estas bacterias a su hijos.

Los medios de transmisión más comunes entre padres e hijos son:

° El beso, ya que muchos padres tiene la costumbre de besar a sus hijos en la boca.
° Y el uso de cubiertos compartidos (cuchara y tenedor).


Gingivitis ó Periodontitis : Se caracteriza por la inflamación y sangrado de las encías, llegando a destruir los elementos de sostén de los dientes (hueso).

Pueden transmitirse de persona a persona. Estos se encuentran en la saliva, mucosas y bolsas periodontales de los pacientes afectados.

Leer también: DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

Los medios de transmisión más comunes entre padres e hijos son:

° A través de cubiertos (cuchara y tenedor)
° A través de la saliva (beso).
° Soplando sobre los cubiertos del niño intentando enfriarlos.

Recomendaciones:

° Los niños deben tener su propio juego de cubiertos.
° No soplar sobre los alimentos para enfríarlos, porque así podemos enviar pequeñas gotas de saliva.
° No probar los líquidos directamente del biberon.
° No besar en los labios a los niños.
° Eliminar todo foco infecto-contagioso de los demas integrantes de la familia para evitar una contaminación cruzada.
° Mantener una correcta higiene bucal en toda la familia.

1/10/2020

HONGOS en la boca del Bebé ¿Por qué?

Hongos

Los hongos en la boca del bebés, a menudo, la fuente de infección radica en las tetinas de los biberones del niño, esto sucede cuando no se higienizan correctamente o si han sido manipuladas sin haberse lavado bien las manos.

La candidiasis oral es una infección muy habitual en los lactantes que cursa con irritación en y alrededor de la boca del bebé.

Ocurre cuando se produce una proliferación de un hongo denominado Candida en la boca del niño que desemboca en una infección.


¿Por qué los bebés son proclives a desarrollar candidiasis oral?

La mayoría de los lactantes tienen naturalmente un hongo denominado Candida albicans en la boca.

Puesto que sus sistemas inmunitarios no están maduros, la cantidad de hongos que tienen en la boca puede aumentar excesivamente hasta provocar una infección.

(Los adultos y los niños mayores que tienen el sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o alguna otra causa, como la quimioterapia, también pueden desarrollar candidiasis oral.)

Manifestaciones

Las lesiones tiene apariencia de placas blandas las cuales son facilmente desprendibles provocando sangrado en la superficie.

Piel de las comisuras de la boca algo agrietadas y áreas blanquecinas o amarillentas en los labios, la lengua o la cara interna de las mejillas dando la apariencia como de yogur pegado a la mucosa oral.

Algunas de las causas pueden ser:

Si aparece en el 5 al 7 dia de vida, probablemente sea por infección vaginal, cuando nace de parto normal. A través del contagio directo por saliva. Ya sea por obejtos compartidos con el bebé o por besos en la boca del bebé.

Por ausencia o mala higiene de los utensilios del bebé, por ejemplo de la tetina del biberon, o algún juguete que usa.

Cómo prevenir la candidiasis oral

No hay mucho que usted pueda hacer para impedir que su bebé desarrolle una candidiasis oral.

En la mayoría de los casos, este problema remite sin tratamiento médico en el plazo de una semana o dos, pero es posible que el pediatra de su hijo le recete una solución antifúngica para que se la administre por vía oral.

Y, dependiendo de la edad que tenga su hijo, es posible que el pediatra sugiera también añadir yogur con lactobacillus a la dieta del pequeño. El lactobacillus es un tipo de bacteria que puede ayudar a erradicar los hongos de la boca de su hijo.

Si su hijo ha desarrollado candidiasis oral, hay otra cosa que usted puede hacer para contribuir a que esta remita más rápidamente. Si le da el biberón o al pequeño le gusta utilizar chupete, es importante que usted limpie a conciencia las tetinas y chupetes en agua caliente después de cada uso.

Así, en el caso de que la tetina del biberón o el chupete estuvieran infectados, su bebé no continuará reinfectándose.

Si está amamantando al bebé y tiene los pezones enrojecidos y doloridos o irritados, es posible que haya desarrollado una infección por hongos en los pezones y que usted y el bebé se estén contagiando mutuamente. En tal caso, convendría que hablara con su médico para que le recomendara alguna loción antifúngica para los pezones mientras el bebé recibe tratamiento con una solución antifúngica oral.

Si su hijo contrae constantemente infecciones por hongos en la boca, o tiene más de nueve meses y sigue contrayendo este tipo de infecciones, hable con el pediatra porque esa predisposición a la candidiasis oral podría ser un indicador de que su hijo tiene otro problema de salud.

12/30/2019

PREVENCIÓN : ¿Qué es la MANCHA BLANCA?

Mancha Blanca

La mancha blanca es la primera evidencia de caries en los dientes, y tiene un aspecto blanquesino, color tiza o yeso.

Puede ser lisa o porosa, esta característica de la textura va a depender si el proceso carioso esta activa (porosa) o inactiva (lisa).

Existen varias teorías sobre la causa de estas manchas, entre ellas tenemos el exceso en la toma de flúor, procesos infecciosos, toma de medicamentos durante los primeros años de vida, factores hereditarios, etc., pero a la que nos vamos a dedicar ahora es a la mancha blanca originada por una ausencia de higiene dental en los niños.


¿Por qué aparcen estas manchas blancas?

Cuando no existe una higiene bucal adecuada del bebé, se deja restos de alimentos, que son rápidamente metabolizadas por la gran cantidad de bacterias en boca. Esta actividad metabólica crea un ambiente ácido, esta acidez recae sobre el esmalte y es ahí donde se inicia el proceso carioso.

Leer también: PREVENCIÓN : Técnica de aplicación de sellantes de fosas y fisuras - Paso a paso

Inicialmente el esmalte se observa como opacidad blanca, en ocasiones se observa un área pigmentada de color amarillo o café, pero en cualquiera de los casos por lo regular está bien demarcada. La mancha de color blanca yesoso temprana se vuelve ligeramente rugosa, debido a la descalcificación superficial del esmalte.

Estas lesiones previas a las caries son el resultado de la desmineralización del esmalte a causa del ácido producido por las bacterias contenidas en la placa dental. Estas lesiones generalmente se encuentran cerca del borde de la encía donde se acumula la placa.

Tratamiento

El tratamiento para estas anomalías es variable dependiendo del tipo de lesión y de la profundidad. La aplicación tópica de flúor es beneficioso para fortalecer estas áreas, especialmente si la lesión ocurrió después del desarrollo del diente.

El color blanco tiza no desaparecerá del todo, pero la actividad cariosa se detendrá que es lo mas importante.

El tratamiento de flúor para esta lesión depende del mecanismo de acción pre-eruptivo (antes que salga el diente) o post-eruptivo (despues que sale el diente) en que se la atribuye diferentes formas de aplicación, asi tenemos:

Flúor sistémico: (agua, tabletas, sal) Tiene un efecto pre eruptivo, ya que se incorpora al esmalte en formación volviéndolo mas resistente a los ácidos. Sin embargo, también se le conoce efectos post-eruptivos, interviniendo en los procesos de desmineralización y remineralización.

Flúor tópico: (pastas dentales, geles, colutorios, barnices) Tiene un efecto post eruptivo, ya que actúan directamente sobre la superficie del diente, y ayudan en el proceso de remineralización, en caso de los bebes, la aplicación de flúor es con hisopo y en una concentración de 0.02%. En niños con capacidad de escupir se aplica flúor gel profesional, que se realiza en el consultorio dental.

4/22/2019

DIENTES DE LECHE: Sepa como aliviar las molestias de su erupción

Odontopediatria

El proceso de erupción dental en los bebés ocasionan algunas molestias en ellos, como por ejmplo escozor, mayor cantidad de saliva, fiebre, enrojecimiento de la encia por la erupción.

Estas reacciones son controlables pues todos pasamos por ese proceso, les damos a continuación algunos consejos para que pueda disminuir las molestias:

• Mordillos
Dale mordillos de plástico blando que contengan agua, enfriados previamente en la heladera.


• Alimentos fríos
Ofrécele líquidos o gelatina fríos.

• Masaje de encías
También puedes frotar suavemente sus encías con un dedo limpio o una cuchara pequeña y fría o gasa mojada para desinflamar la zona.

Leer también: ORTOPEDIA : Tratamiento de la Maloclusión Clase III en el paciente pediátrico. Reporte de caso

En las farmacias existen unos cepillos de silicona que masajean sus encías además de higienizarlo.

• Medicamentos
Puedes administrar algún analgésico-antiinflamatorio-antipirético, en las dosis y tiempos que recomiende el pediatra.

• Productos tópicos para encías
Existen productos especialmente formulados para aliviar los dolores de encía que ocaciona la dentición.

Colócale sobre las encías del bebé soluciones tópicas líquidas o en gel y que no contengan alcohol ni azúcar.

En general son fómulas con sustancias suavizantes y descongestivas no tóxicas, que se adhieren a las encías provocando un gran alivio.

• Acompánanlo y confórtalo
Pero sobre todas las cosas, para el bebé que no comprende lo que le está ocurriendo, lo más importante es que sienta que su papá y mamá están allí a su lado, confortándolo de alguna manera.

4/08/2019

DIENTE DE LECHE: Sepa como aliviar las molestias de erupción

Odontopediatría

El proceso de erupción dental dura aproximadamente 18 meses y suele comenzar alrededor del sexto mes de vida, para acabar a los 24 meses de edad.

El tiempo de la erupción dental puede variar según el bebé.

Algunos bebés se adelantan y otros pueden tener un retraso de algunos meses, inclusive después del primer año de vida, para que el primer diente aparezca en la boca.


A medida que los dientes de leche o dientes temporales van erupcionando, el bebé experimenta diversas sensaciones que van desde picor hasta dolor.

Una vez que el diente ya ha atravesado la encía, el dolor cesa y el bebé experimenta una sensación de alivio.

Leer también: PREVENCIÓN : ¿El chupón ocasiona malformaciones dentales?

La erupción como tal, es decir el tiempo en que el diente tarda en atravesar la encía, suele durar unos 8 días por cada diente.

Cuando esto ocurre, se puede apreciar una zona grisácea en la encía en donde el diente hará erupción. En esta zona puede aparecer una pequeña burbuja llamada quiste de erupción que desaparecerá por si sola una vez que diente ya ha emergido a la superficie.


Youtube / bbmundo

3/01/2019

HIGIENE BUCAL de los niños es labor de los padres

Odontopediatría

La tarea del cepillado de dientes debe recaer en los padres hasta que el niño cumpla los seis años, una edad a partir de la cual el niño podrá cepillarse de manera autónoma para que desarrolle el hábito y la destreza.

Pero seguirá teniendo que ser supervisado posteriormente por los padres para garantizar que lo hizo bien, según aconsejan los especialistas de Vitaldent.


Con el objetivo de ayudar a los padres a motivar y enseñar a sus hijos buenos hábitos de higiene, Vitaldent ha editado un decálogo con consejos útiles en los que se explica que, tan pronto como salgan los primeros dientes, los padres tienen que empezar a limpiarlos con un cepillo de cerdas suaves y, preferiblemente, sin pasta dental para evitar que los niños se traguen el flúor.

No obstante, los especialistas subrayan que la higiene de la boca no se debe limitar sólo a cuando hay dientes.

Este hábito debe realizarse previamente y los padres deben limpiar diariamente las encías del bebé con una gasa húmeda para eliminar las bacterias bucales. A partir de los 3 años, el niño puede participar en el cepillado, pero siembre bajo la supervisión de un adulto para asegurar que lo hace correctamente, indican.

Leer también: BABYDENT: Cepillo Dental de Silicona

Respecto al método para cepillarlos, los expertos de Vitaldent recomiendan que primero se cepillen las muelas de arriba, después las de abajo y finalmente las piezas delanteras, siempre con movimientos de abajo hacia arriba, una rutina que debe ser asimilada también por los padres, ya que si el procedimiento no se aprende bien desde el principio, luego resulta difícil de corregir.

Además, a los más pequeños les da pereza la rutina de lavarse los dientes y si los padres son "demasiado estrictos" con este hábito "pueden cogerle manía", señalan.

Por eso, desde Vitaldent aconsejan convertir este momento en algo "divertido", acompañándolo con juegos o canciones para que así les cueste menos. Es importante también felicitarles cuando hagan un buen trabajo en su cuidado bucodental, recuerdan.

2/18/2019

HÁBITOS ORALES: El uso de chupetes y biberones puede afectar el desarrollo del lenguaje


Tan antiguos son los chupetes como la controversia que genera su uso. Sus defensores subrayan que puede calmar la ansiedad y el estrés en los más pequeños.

Incluso se ha recomendado para reducir el riesgo de muerte súbita.

Sus detractores, en cambio, aseguran que interfiere en la alimentación materna porque puede confundirse con el pezón.

También se le acusa de alterar el cierre interdental si se abusa. Ahora se afirma también que podría afectar al desarrollo del lenguaje.

Parece haber consenso en que estos, si se ofrecen tarde y se retiran a una edad adecuada, no tienen por qué interferir en el desarrollo normal de los dientes, aunque siempre conviene informarse sobre un uso prudente.

Leer también: Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes


El aumento de este tipo de productos concede relevancia a un estudio publicado en la revista "BioMed Central Pediatrics". Los resultados indican que el uso del chupete durante demasiado tiempo e, incluso, algo tan habitual como chuparse el dedo o tomar el biberón, podrían ser conductas perjudiciales para el desarrollo del lenguaje en los niños.

Los investigadores evaluaron las asociaciones entre los hábitos de succión y alimentación y los trastornos del lenguaje en preescolares de entre tres y cinco años. Los resultados mostraron que retrasar el uso del biberón hasta que el niño tenía al menos nueve meses reducía el riesgo de desarrollar trastornos del lenguaje en edad preescolar.

Por otro lado, los menores que succionaron sus dedos o utilizaron un chupete durante más de tres años mostraron ser hasta tres veces más propensos en el desarrollo de trastornos del lenguaje. Los efectos perjudiciales de estas conductas se concretaron en dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras o para simplificar su pronunciación.

La hipótesis de los investigadores se basa en que los niños, cuando se chupan el dedo o usan de manera habitual chupete o biberón, no ejercitan todos los músculos de la cavidad oral. Esto impide que no desarrollen completamente la capacidad para el habla.

Por el contrario, durante la lactancia materna, el bebé ejercita todos los músculos de la boca, cara y la lengua, y logra una mejor capacidad de habla.

Estudios anteriores ya habían revelado que el amamantamiento es beneficioso en el desarrollo de la respiración coordinada, el acto de tragar y la articulación del habla.

Aunque los científicos apuntan que los resultados del estudio proporcionan más evidencias sobre los beneficios de una duración mayor de la lactancia en los bebés, advierten de que los resultados deberían ser interpretados con precaución porque se trata de datos observacionales.

El hábito de succión de los niños pequeños se debe a un reflejo natural. El deseo de chupar está relacionado con la capacidad de supervivencia, ya que le permite alimentarse y crecer. Puesto que es un mecanismo reflejo, es fácil observar que el niño simula la succión, después de haber terminado la toma. De la misma manera, durante las primeras semanas, es probable que repita este gesto cuando se le acerque algo a la boca. Es un error frecuente interpretar esto como una falta de aporte en la alimentación del niño.

Los bebés experimentan una sensación de seguridad derivada de la succión. Les relaja y tranquiliza porque consiguen una sensación placentera y reconfortante. Por este motivo, no se le debe forzar a interrumpir este "chupeteo". El efecto relajante es tal que permanece mucho más allá de los primeros meses de vida, cuando el reflejo de succión ya no es necesario en su función nutricional: es frecuente encontrar a niños de tres o cuatro años con un chupete o que chupan el dedo.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) considera queya en la segunda mitad del primer año se debe comenzar a limitar su uso y, durante el segundo año, conviene restringirlo a algunas situaciones, como ir a dormir o en estados de estrés emocional. No está demostrado que resulte mejor una retirada paulatina.

No se recomienda recurrir a castigos o medidas humillantes para forzar el abandono de este hábito. En lugar de reprender al niño cuando lo use, hay que alabarle si no lo hace, como refuerzo positivo.

También se recomienda negociar con ellos, establecer retos para dejar de utilizarlo (el día de su cumpleaños, las próximas vacaciones...) o trueques.

Es imprescindible no obsesionarse ni impacientarse. En el caso de niños más mayores, puede funcionar el discurso del propio pediatra o dentista. Estos le pueden explicar qué podría pasarle a su boca si usan durante mucho tiempo el chupete. Si tras conseguir que dejen de utilizarlo vuelven a pedirlo, no hay que caer en el error de devolvérselo.

Fuente: 20minutos.es

9/13/2018

PREVENCIÓN : Consecuencias de CHUPARSE EL DEDO en los bebés


Puede que le preocupe la costumbre de chuparse el dedo que tiene su niño y se pregunte si hace daño, a qué edad debe el niño dejar de hacerlo, o qué puede suceder si su niño no deja de hacerlo.

Los niños chupan las cosas porque chupar es uno de los reflejos naturales de los bebés y según crecen, tiene muchos propósitos.

Chuparse el pulgar, los dedos, los chupetes u otros objetos pueden ayudarlos a sentirse seguros y contentos y los ayuda a conocer su mundo.

Los niños pequeños también puede que chupen para calmarse. Como chuparse el dedo es relajante, puede inducir el sueño.

Después de que los dientes permanentes salen, chuparse el dedo puede causar problemas con el crecimiento correcto de la boca y la alineación de los dientes. También puede causar cambios en la parte superior de la boca.

Ver también : Sepa como NO CONTAGIAR a sus hijos de CARIES


La intensidad con que chupan es un factor que determina si resultará en problemas dentales o no. Si los niños descansan el pulgar en la boca pasivamente, tienen menos probabilidades de tener dificultades que los que se chupan el dedo vigorosamente.

Algunos niños que se chupan el dedo enérgicamente pueden causar problemas a sus dientes de leche (primarios). Si nota cambios en los dientes primarios de su niño, consulte a su dentista.

Los niños deben haber dejado de chuparse el dedo para cuando los dientes permanentes están listos para hacer erupción. Por lo general, los niños dejan de chuparse el dedo entre los dos y los cuatro años.

Los chupetes pueden afectar los dientes básicamente de la misma manera que chuparse los dedos o el pulgar. Sin embargo, es un hábito más fácil de romper.

Sugerencias:

°Alabe a los niños por no chuparse el dedo, en vez de regañarlos cuando lo hacen.
°Los niños a menudo se chupan el dedo cuando se sienten inseguros o necesitan consuelo. Concéntrese en corregir la causa de la ansiedad y provéale consuelo a su niño.
°Con un niño mayorcito, haga que tome parte al escoger la manera de dejar de hacerlo.
°Su dentista puede ofrecerle ánimo al niño y explicarle lo que le puede pasar a los dientes si no deja de chuparse el dedo.
°Si las sugerencias anteriores no funcionan, véndele el pulgar o póngale un calcetín en la mano por la noche para recordarle el hábito. Su dentista o su pediatra puede recetarle un medicamento amargo para ponerle al dedo o un aparato para ponerle en la boca.

Fuente: ADA. American Dental Association

4/29/2018

CARIES INFANTIL: Niños menores de 3 años pueden sufrir de Caries altamente destructivas


Caries Infantil o Caries de Biberón, este tipo de enfermedad antes de los 3 años de edad suele ser muy destructiva, dolorosa y mutilante en niños pre-escolares.

Un menor a los 3 años de edad ya cuenta en su boca con 20 dientes de leche que lo acompañarán durante toda su niñez, hasta los 12 años aproximadamente.

Estos dientes de leche tienen 3 funciones sumamente importantes para el niño:

Función Masticatoria (directamente relacionada con la nutrición del infante)
Función Fonética (junto a la lengua, muy importantes en la pronunciación de las palabras y correcto aprendizaje del lenguaje)
Función Estética (la sonrisa de un niño es muy especial, la caries no debe marcar su infancia)

Desde los 6 meses de edad hacen su aparición los primeros dientes de leche, este proceso se completa a los 30 meses de edad. Desde los 6 meses de edad, el infante ya ingiere alimentos semisólidos y altamente azucarados.

Leer también : Sepa como no contagiar a sus hijos de caries


Si no se realiza una correcta higiene bucal desde la aparición de los primeros dientes de leche, este niño tiene una alta probabilidad de hacer Caries Infantil o de Biberón.

La utilización de pasta dental con flúor está indicado cuando el niño ya sabe escupir, para evitar que se trague los restos de la pasta. Regularmente eso sucede a partir de los 2 años de edad.

Por ello es muy importante la remoción de residuos alimenticios de la boca del infante especialmente antes de los años de edad, cuando no recibe aún pasta dental con flúor.

Puede consultar a su odontólogo la técnica de higiene bucal para su hijo menor de 3 años y la posibilidad de usar Flúor tópico en forma líquida, la cual se aplica con hisopo 1 vez al día.

La prevención es muy importante, cuida la salud de tu niño. Solicita la ayuda de un profesional

9/25/2017

SALUD BUCAL para recién nacidos

Es común encontrar padres que piensan que a los recién nacidos no se les realiza una higiene bucal, ya que no poseen dientes, y eso es completamente falso. 

A los recién nacidos se les limpia la boquita con una pequeña gasa para eliminar los restos de leche. 

salud-bucal-bebé

Asi evitamos la halitosis o algún enrojecimiento de la mucosa bucal, ademas inculcamos desde muy temprano los hábitos de higiene.



Fuente: Youtube/Primera Respuesta