Mostrando entradas con la etiqueta Ortodoncia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ortodoncia. Mostrar todas las entradas

4/06/2020

ORTODONCIA preventiva e interceptiva en edad temprana

Ortodoncia

La ortodoncia es la especialidad odontológica que estudia y corrige cualquier alteración en cuanto a posición incorrecta de los dientes y arcadas dentarias, llamadas maxilar superior y maxilar inferior.

El campo de actuación de la ortodoncia hoy se ha ampliado, tratando además los problemas de disfunción temporo-mandibular (ATM), directamente relacionados según algunas investigaciones recientes a mal posiciones dentarias y de los maxilares llamadas oclusión no funcional .


Y es que la oclusión además de estética debe ser funcional para no desencadenar en problemas posteriores que tienen manifestaciones clínicas, como presencia de dolor en músculos masticatorios y del cuello, dolor y ruidos masticulatorios y del cuello, dolor y ruidos articulares en la ATM, limitación de la apertura bucal, entre otros síntomas.

Leer también: ORTOPEDIA : Función de la placa con tornillo de expansión

Esta es una de las razones por la cual el ortodoncista que realiza un tratamiento debe tener la suficiente formación académica universitaria y el reconocimiento de la agremiación que nos rige. Tradicionalmente se divide en: Ortodoncia preventiva y ortodoncia interceptiva.


Youtube / Hablemos de Salud

4/02/2020

ORTODONCIA preventiva a una edad temprana

Ortodoncia

La acción preventiva en salud es siempre importante, ya que puede evitar muchas enfermedades. En este sentido, la odontología no es diferente de otras áreas de la salud.

La práctica de la odontología en los bebés es muy importante para prevenir enfermedades orales como caries dental, enfermedad periodontal y también las maloclusiones, que pueden ocurrir en la fase temprana de la dentición temporal, una vez que los dientes anterosuperiores y anteroinferiores erupcionan en boca.

Los bebés lactantes sanos normalmente no presentan maloclusión, pero pueden adquirirla tan pronto las primeras piezas dentarias deciduas estén en oclusión, aproximadamente entre el primer y segundo año de edad.

Las preguntas que los padres comúnmente le hacen a los odontopediatras son: ¿Cómo se maneja este tipo de maloclusión? ¿Tenemos que esperar hasta que el bebé sea más grande y pueda usar aparatos?

Las respuestas a estas dudas son simples y rápidas: Sí, es posible interceptar la maloclusión a esta edad, y no, no hay necesidad de utilizar aparatos.

Para ello, nos basamos en los principios postulados por el ortodoncista español Pedro Planas, que creó y desarrolló una técnica de tratamiento que denominó “Rehabilitación Neuro Oclusal” (RNO).

Leer también: Hiperplasia epitelial multifocal. Manifestaciones bucales en niño

Según Planas, el correcto contacto de las piezas dentarias superiores e inferiores son las guías para otras estructuras faciales, las cuales incluyen los huesos, los músculos y las articulaciones temporo mandibulares, que trabajan sincrónicamente para permitir la función de la masticación. Esto hace que todas estas estructuras crezcan y se desarrollen de manera adecuada.

Por lo tanto, es muy importante desde la emergencia de los primeros dientes superiores e inferiores, informar a los padres que deben de estar alerta con respecto a la relación de los maxilares de sus hijos, explicando que ésta debe de ser como la de una caja, en donde la tapa para que encaje en la base debe de ser ligeramente mayor que la base.

Así debería ocurrir con el maxilar y la mandíbula. Las piezas del maxilar deben de ser un poco más grandes que las piezas de la mandíbula y el maxilar debe cubrir ligeramente la mandíbula.

Las siguientes son las razones para realizar un tratamiento de ortodoncia preventiva a una edad temprana:

• Evita que una maloclusión dental se convierta en esqueletal
• Permite que el crecimiento del cráneo, la cara y la mandíbula se produzca sin desviaciones
• Evitar desviaciones en las funciones de respiración, deglución, masticación y postura

El otro interrogante es ¿por qué realizar un tratamiento de ortodoncia preventiva en piezas dentarias que se van a caer en el futuro?

• Porque las piezas dentarias deciduas son importantes para el crecimiento y desarrollo de los huesos, de los músculos de la cara y del cráneo y de la ATM
• El contacto de los dientes superiores e inferiores estimula los centros de crecimiento del cráneo y la cara.

Otro factor importante en la prevención de las maloclusiones es enseñar a su bebé a masticar para establecer los contactos de los dientes superiores con los inferiores.

Esto se debe hacer desde la erupción de los primeros dientes de leche, ya que una oferta de alimentos para bebés consistente fomenta el uso de los dientes.

Esta actitud de los padres pone en contacto los dientes superiores e inferiores y es el estándar para la masticación adecuada.

¿Pero si la maloclusión se instala desde que los primeros dientes en erupción entran en contacto, cuál es la conducta que deben de seguir los padres del niño?

Lo primero es encontrar un odontopediatra de confianza, que llevará a cabo un tratamiento de ortodoncia preventiva mediante ajustes de oclusión según sea necesario.

Si bien es cierto que con los niños de 0 a 4 años de edad todavía no podremos utilizar aparatos, comenzaremos con maniobras de ortodoncia preventiva que deberán continuar luego con ajustes oclusales.

La correcta oclusión desde la erupción de los primeros dientes deciduos es muy importante, ya que dará lugar a una buena oclusión en otras fases del desarrollo de la dentición. Si es correcta ya en la dentición temporal, mayor será la probabilidad de que también lo sea en la dentición permanente.

°odontobebeperu.org.pe
°Dental Tribune / Odontología para bebés
°María A. Moreira Machado / Yara Guimarães Amaral



3/28/2020

Micrognacia, mandíbula inferior anormalmente pequeña

Micrognacia

Mandíbula inferior anormalmente pequeña. En la verdadera micrognacia, la mandíbula es tan pequeña que interfiere con la alimentación del bebé. Los bebés con micrognacia pueden requerir tetinas o biberones especiales para ser alimentados adecuadamente.

La micrognacia puede ser la única anomalía en un niño y frecuentemente se autocorrige durante el crecimiento, especialmente en la pubertad cuando la mandíbula crece en forma significativa.

Igualmente, puede ser causada por ciertos trastornos y síndromes hereditarios. La micrognacia es una causa del alineamiento anormal de los dientes, lo cual se puede observar en la forma como éstos cierran.

A menudo, no hay suficiente espacio para que los dientes crezcan. Se debe consultar con un ortodoncista en el momento en que salen los dientes permanentes.

A veces, el niño puede superar la micrognacia con el tiempo y tiene sentido esperar para tratar la afección hasta cuando tenga más edad.

Read Also: Hypoplastic Enamel Treatment in Permanent Anterior Teeth of a Child

Si la micrognacia interfiere con la alimentación, se necesitarán equipos y técnicas de alimentación especiales.

Dichas técnicas se pueden aprender a través de programas especiales que están disponibles en la mayoría de los hospitales.

La persona debe consultar con el médico si:

Su hijo parece tener una mandíbula muy pequeña.
Su hijo tiene dificultad para alimentarse adecuadamente.



3/26/2020

ORTODONCIA : Tratamiento ortopédico de mordida cruzada en dentición primaria.

Ortopedia

El diagnostico de mordida cruzada en pacientes a temprana edad es una herramienta importante para el tratamiento eficaz de esta maloclusión.

Los pacientes tratados tempranamente tienen mejor pronóstico para evitar que se instale una maloclusión esquelética en el periodo de crecimiento, así como un periodo menor de tratamiento ortodóncico en caso de necesitarlo.

Se presenta paciente femenina de 3 años 2 meses, sin datos patológicos.

Al análisis cefalométrico presenta una clase III esquelética, hipodivergente, clase III molar derecha, clase I molar izquierda, clase III canina derecha, clase I canina izquierda, mordida cruzada anterior e incisivos superiores retroclinados y los inferiores proclinados.


No refiere hábitos. Tiempo de tratamiento 1 año y 2 meses.

Introducción : La maloclusión clase III generalmente se manifiesta desde una edad muy temprana y típicamente se evidencia por una relación incisal borde a borde o por una mordida cruzada anterior.

Leer también: SUCCIÓN DIGITAL: El riesgo de chuparse el dedo

Se puede realizar un diagnóstico específico de las relaciones esqueléticas y dentoalveolares utilizando cualquier análisis cefalométrico convencional.

La mordida cruzada anterior es uno de los problemas ortodóncicos más comunes en pacientes en crecimiento. Ocurre generalmente en la dentición primaria y mixta como resultado de una desarmonía en los componentes esqueléticos, funciones o dentales del niño.

LEER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ


° Gema Esmeralda García López; Beatriz Gurrola Martínez; Adán Casasa Araujo
° Tratamiento ortopédico de mordida cruzada en dentición primaria. Reporte de un caso
° Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. Año 2016.
° Obtenible en: https://www.ortodoncia.ws/publicaciones/2016/art-28/

3/23/2020

Importancia de la Ortodoncia y Ortopedia Maxilar

Prevención

La ortopedia maxilar esta indicados en niños para guiar el crecimiento y mejorar la función del sistema masticatorio durante el desarrollo.

Apoyado con Aparatología Removible o Fija ‘cómoda’; que ayuda a corregir hábitos como por ejemplo: Chupar dedo o lengua, respiración oral, etc.

La ortodoncia es la rama de la odontología que se encarga del estudio de las malformaciones y de los defectos de la dentadura.


Se conoce como ortodoncia, por otra parte, al tratamiento dedicado a corregir dichos defectos.

Leer también: Hablemos sobre la ORTODONCIA Interceptiva

Así tenemos que ambas especialidades tiene un objetivo común, que es el de prevenir y corregir los problemas bucodentales, devolviendo la estética facial y dental, y la correcta masticación del paciente.


Youtube / Orthocenter


Youtube / Orthocenter

3/17/2020

INFOPACIENTE : ¿Porqué mi hijo tiene espacios entre sus dientes?

Odontopediatria

La estética es una de las mas grandes preocupaciones en la actualidad, por eso llevamos a nuestros hijos a una consulta odontológica cuando observamos algún cambio que trastorne su apariencia.

Al aparecer los padres se preocupan por la posición que estos adoptaran en boca, y aumenta su preocupación cuando ven espacios entre ellos.

Pues le decimos a estos padres que no se preocupen, es mas, esa posición distanciada de los nuevos dientes es beneficiosa para sus hijos.


Los espacios (diastemas) entre los dientes de leche es una indicio que sus hijos no sufrirán problemas de apiñamiento cuando comience la etapa de recambio dental (6 años), o en todo caso no serán problemas severos.

La función de estos espacios (diastemas) es la de compensar el ancho (diámetro) de los dientes de leche con la de los dientes de adulto, que junto con el crecimiento del niño determinan espacios suficientes para la futura alineación de los dientes permanentes (de adulto).

Leer también: CARIES DENTAL : Remoción química de caries en odontopediatría

Los niños que no tengan diastemas (espacios) entre sus dientes, están sujetos a padecer a partir de la etapa de recambio un problema de apiñamiento dental, si su hijo se encuentra en esta situación es conveniente que realice una visita al odontólogo para su observación y control sistemático y así poder realizar el tratamiento desde muy temprana edad con el fin de solucionar este problema.

El tratamiento que se usa para evitar este problema de apiñamiento es la Ortopedia, que utiliza una serie de aparatos removibles en boca con el propósito de moldear el maxilar durante el crecimiento del niño y asi evitar los problemas de apiñamiento.

Así que amigo padre de familia no se preocupe si su niño presenta espacios entre sus dientes, ya que pronostican una buena estética al aparecer los dientes de adulto, pero aún así, no se descuide y asista al odontólogo.

OdontoBebé

3/12/2020

ORTODONCIA : Los niños deben ser revisados por un ortodoncista a los 6 años

Ortodoncia

La revisión por parte de un ortodoncista cuando el niño cumple los 6 años es la mejor manera de detectar a tiempo problemas.

Muchos de estos problemas pueden resolverse de un modo sencillo mientras dura la etapa del crecimiento y, que, por el contrario, son difíciles y costosos de resolver en la edad adulta.

Así lo recomiendan las principales asociaciones ortodóncicas del mundo, entre ellas la Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia, que preside Juan Carlos Pérez Varela, que explica que «mientras el niño se encuentra en etapa de crecimiento se pueden tratar de forma precoz ciertas maloclusiones de una forma muy sencilla, simplemente con un aparato que removible (que se pone y se quita por las noches) que, en cambio, cuando se trata de un adulto o incluso un adolescente hay que recurrir a la cirugía para solucionarlo».


Muchos padres ignoran que es recomendable que, en cuanto empiezan a erupcionar los primeros dientes, entre los seis y los ochos meses, llevar al bebé al dentista de cabecera o al odontopediatra para corroborar que el crecimiento es correcto, pero si el dentista de confianza confirma que todo va bien no es hasta los 6 años cuando es necesario que los revise el ortodoncista.

Para contribuir a que los niños tengan una buena salud bucodental a medio plazo, Pérez Varela insiste en la importancia de que se sigan unas sencillas recomendaciones que ayudarán a evitar que ciertos hábitos infantiles desemboquen en una maloclusión en la etapa adulta.

Leer también: APIÑAMIENTO DENTAL: El abuso de comidas blandas eleva su riesgo

Lactancia materna es beneficiosa

Se ha comprobado que la succión del pezón es el mejor ejercicio para el crecimiento y desarrollo de la boca y según las investigaciones apuntan a que los niños a los que se les ha dado el pecho tienen posteriormente menos maloclusiones que los alimentados con biberón desde el principio, lo que quiere decir que necesitarán menos tratamiento de ortodoncia en un futuro.

En caso de usar biberón hay que procurar que el bebé no lo acabe usando como chupete y no acostumbrarlo a dormir con él.

En caso de que ya hubiese adquirido ese hábito es necesario asegurarse de que solo contiene agua, limpiarle bien la boca después de la toma y nunca mojar el chupete en miel o azúcar para evitar la llamada caries rampante o de biberón.

Hacer un buen uso del chupete

El chupete es un instrumento muy útil, tanto para los niños como para sus padres, y que no produce malformaciones dentales si se abandona antes de los tres años.

Un trabajo publicado en la revista «General Dentistry» ha demostrado que si se deja de usar antes de cumplir los dos o tres años, los perjuicios sobre la dentición son reversibles.

Es verdad que al introducir el chupete y succionar de forma no nutritiva (el objetivo no es ingerir alimento) los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera (dientes de conejo).

Con el tiempo, los caninos (colmillos) chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente (mordida abierta).

Además, la acción de succionar pone en funcionamiento una serie de músculos de la cara que, junto con la posición de la lengua, hacen que, finalmente las líneas superiores e inferiores pierdan su paralelismo (mordida cruzada).

Sin embargo, se calcula que para que las malformaciones sean evidentes, es necesario ejercer una presión más o menos constante durante unas seis horas diarias.

El uso permanente del chupete descoloca los dientes pero vuelven a reubicarse unos meses después de interrumpir su utilización.

El motivo es que no llegan a producirse malformaciones de la articulación temporomandibular ni deformaciones óseas significativas que modifiquen la arcada dental definitiva. Hay que prestar atención al tamaño del chupete en relación a la boca del bebé, porque si no es adecuado potenciará que se puedan generar deformaciones.

Es recomendable:

-Emplear el chupete como método para evitar la succión del dedo, que tiene unas secuelas más graves.

-Limitar el uso del chupete a los 18-24 meses de edad, ya que existe una fuerte asociación entre este hábito y la alteración en la posición de la lengua que puede dar lugar a maloclusiones o malas mordidas.

-No utilizarlo para retrasar una comida. Siempre que se deje a tiempo el chupete es, incluso, positivo: además de reducir la incidencia de muerte súbita, el chupete calma la ansiedad y el dolor de los pequeños.

Fuente : abc.es