Mostrando entradas con la etiqueta Odontovida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Odontovida. Mostrar todas las entradas

4/04/2020

DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

Embriología

Expertos en ortodoncia infantil han demostrado que los llamados "dientes de leche" empiezan a formarse en el día 17 del embarazo, aunque no erupcionan hasta el sexto mes de vida.

Según el libro "Ortodoncia contemporánea", uno de los más avanzados en este tema, firmado por el prestigioso médico ortodoncista William R. Proffit, la capa germinal del diente empieza a tomar forma a mitad de la segunda semana de embarazo.

En el momento del nacimiento, los niños, normalmente, no tienen dientes en la boca, sin embargo, estos ya estan formados desde la segunda semana del embarazo y permanecen dentro de los huesos maxilares, de tal forma que no erupcionan hasta el sexto mes de vida.



Los dientes definitivos también se forman durante el embarazo y acaban de calcificarse entre los 3 y 4 meses después del nacimiento.

Permanecen dentro del seno maxilar hasta que alrededor de los 6 años de edad los niños comienzan a cambiar los dientes de leche por los definitivos.

Leer también: BRUXISMO : Causas del bruxismo infantil

Pero no solo los dientes empiezan a formarse tan pronto en el feto, el estudio citado anteriormente demuestra que el sistema nervioso empieza a formarse en el feto del día 18 al 23 después de la fecundación, o el paladar, del día 28 al 38, cuando ni siquiera ha pasado un mes de la fecundación.



3/30/2020

RATÓN de los DIENTES, sepa la importancia de mantener viva la leyenda

Odontopediatria

"Cuando a un niño se le cae un diente de leche, contarle que si lo pone debajo de la almohada, el ratón Pérez se lo cambiará por dinero, es un plus para aliviar su angustia, pero no acaba allí lo que hay que hacer", dijo a Télam Mónica Cruppi, miembro didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y full member de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA)

"Al niño hay que contenerlo, explicarle que le crecerá otro más fuerte para morder mejor y que esa pérdida conlleva una ganancia, porque significa que está creciendo como un chico sano", explicó.

Para el psicoanálisis, los dientes de leche simbolizan el vínculo con el pecho y su pérdida se relaciona con el fin de la primera infancia y el declinar del complejo de Edipo.

"La boca es el primer contacto que tiene el niño con el pecho y ese vínculo afectivo que el bebé tiene con la mamá luego se prolonga al entorno con el habla, con el placer por la comida y el displacer por su falta", explicó Gruppi.

"La aparición del primer diente fuerza el destete y constituye una pérdida del vínculo simbiótico con la madre; entonces, no sólo es doloroso porque rompe la encía, sino porque está cargado de situaciones emocionales de cambio y duelo", dijo.

Según la psicoanalista, el valor significativo de la boca y los dientes se manifiesta en las angustias que suelen estar presentes en el surgimiento y la caída de las piezas dentarias. "La función del diente, la de provocar el desprendimiento del vínculo con el pecho, nos permite comprender las conductas regresivas y las vicisitudes emocionales que el niño atraviesa con la dentición", señaló.

Leer también: Urgencias y Traumatismos en ODONTOPEDIATRÍA

Si la primera dentición simboliza todo lo que puede ser recuperado, la segunda representa lo que en caso de pérdida no se recupera y por lo tanto se transforma en símbolo de lo definitivo. "Cuando el chico pierde un diente definitivo, por ejemplo, en un accidente, la angustia es todavía mayor y ya el ratón Pérez no tiene ninguna eficacia", destacó Cruppi.

"Ante esta eventualidad, lo que hay que hacer es calmarlo, decirle que el odontólogo se lo podrá reconstruir y, lo que mucha gente ignora, se puede incluso recuperarlo poniendo el diente en leche o en agua, para que el dentista se lo reimplante", explicó

La pérdida total o parcial de la dentadura permanente hace que mucha gente se recluya, pierda su autoestima, se tape la boca, no sonría nunca y carezca de vida social.

"Los problemas de los que tienen miedo se resuelven con técnicas lúdicas y de motivación, creando un buen vínculo previo con el profesional, explicándole qué se le va a hacer y por qué, y evitando usar la turbina en las primeras sesiones", detalló.



3/18/2020

AFTAS EN LOS BEBÉS: ¿Qué podemos hacer?

Aftas

Las aftas son úlceras de la mucosa bucal, estas úlceras producen muchas molestias para comer, beber, hablar y el niño suele estar quejoso.

Pueden estar causadas por una hipersensibilidad a las bacterias que se encuentran normalmente en la boca del niño.


Se localizan en la parte interna de los labios, cara interna de las mejillas, suelo bucal, paladar, lengua, es decir en cualquier parte de la cavidad bucal.

La estomatitis herpética aguda causada por el virus Herpes Simplex tipo I, es una infección bucal que provoca rechazo del alimento por dolor, salivación excesiva como reflejo de la dificultad para tragar que presentan, aftas en cualquier zona de la cavidad bucal, fiebre en ocasiones elevada y una duración de más o menos 7 días.

Leer también: MEDICINA BUCAL : Estomatitis Aftosa Recurrente en niños asociada a estrés

Se suele acompañar de pérdida de peso por la falta de ingesta, el dolor durante el periodo que dura la enfermedad provoca que los niños se nieguen a comer.

Si, pasados unos días, las úlceras dan lugar a lesiones de color blanquecino, significa que el proceso de curación ya ha comenzado.


Youtube / Medicable

3/03/2020

SELLANTES DENTALES: Importantes para prevenir la caries en su niño

Sellantes

Proteja la dentadura de sus hijos con flúor. Flúor, el cual usted también puede conocer como "fluoruro", es un mineral que se encuentra en la mayoría de las pastas de dientes y en el agua potable en muchos pueblos y ciudades.

Escoja una pasta de dientes que contenga flúor, y verifique con su dentista o pediatra si el agua potable que consume lo contiene.

Si no es así, pregunte sobre gotas o tabletas de flúor.


Ayude a sus hijos a cepillarse los dientes. Los niños pequeños no pueden cepillarse los dientes por sí mismos. Ellos necesitarán su ayuda hasta que tengan 7 u 8 años de edad. Comience el cepillado y luego déjelos que terminen, y asegúrese de colocar la pasta dental sobre el cepillo de dientes--utilice solamente una cantidad pequeña.

Sirva comidas y bocadillos saludables. Seleccione alimentos que no contengan mucha azúcar. Limite los bocadillos entre comidas y ofrezca alimentos saludables como frutas o vegetales. Asegúrese también de que sus hijos consuman suficiente leche y productos lácteos. Estos productos son ricos en calcio, un mineral que ayuda a mantener a los dientes y huesos sanos.

Lleve a sus hijos al dentista con regularidad. Recuerde que los niños aprenden con el buen ejemplo, ¡así que asegúrese de comer una dieta balanceada y de cuidar su propia dentadura!

Leer también: PREVENCIÓN : Cómo prevenir la caries rampante en los niños

Preguntas frecuentes sobre los sellantes

1. ¿Qué son los selladores dentales?

Los selladores o sellantes dentales son unas capas plásticas, delgadas, que se aplican sobre las superficies de las muelas.

La aplicación de los selladores dentales puede hacerse en los consultorios de los dentistas, en las clínicas y, algunas veces, también en las escuelas. La aplicación de los selladores es sencilla y no causa dolor. Los selladores se aplican "pintando" el diente con una capa líquida que se endurece rápidamente y forma un recubrimiento protector.

Es posible que algunas personas confundan a los selladores con los rellenos para la caries, pero no son lo mismo.

2. ¿Por qué las muelas se carean fácilmente?

Las superficies trituradoras de las muelas son rugosas y desiguales porque tienen pequeñas grietas y ranuras. La comida y los gérmenes se depositan en estas grietas y ranuras, y pueden permanecer allí por mucho tiempo debido a que las cerdas de los cepillos de dientes no logran sacarlos.

3. ¿Por qué se necesitan los selladores?

La razón más importante para aplicar los selladores dentales es prevenir la caries.

El flúor en la pasta de dientes y en el agua potable protege la superficie lisa de los dientes, pero las muelas necesitan más protección. Los selladores cubren las superficies trituradoras de las muelas e impiden la entrada de gérmenes y partículas de comida.

Los selladores aplicados sobre los dientes que aún no tienen caries, también ahorrarán tiempo y dinero a largo plazo al prevenir la aplicación de rellenos, coronas, o cubiertas utilizadas para arreglar la caries.

4. ¿Cuándo se deben aplicar los selladores?

Los selladores dentales deberán aplicarse tan pronto como al niño le salgan las muelas permanentes, antes de que la caries pueda dañarlas. Las primeras muelas permanentes, llamadas "muelas de los 6 años", salen entre los 5 y 7 años de edad.

Las segundas muelas permanentes, "las muelas de los 12 años", salen cuando el niño tiene entre 11 y 14 años de edad. Los otros dientes que tienen grietas y ranuras, conocidos como "premolares", también pueden necesitar selladores.

Los adolescentes y los adultos jóvenes que son propensos a la caries quizás también necesiten la aplicación de los selladores.

5. ¿Es necesario aplicar selladores sobre los dientes de leche?

Su dentista puede opinar que es una buena idea aplicar el sellador sobre los dientes de leche, especialmente si los dientes de su hijo tienen grietas y ranuras profundas.

Los dientes de leche mantienen el espacio adecuado para cuando salgan los dientes permanentes. Por lo tanto, es fundamental mantenerlos sanos para que no se caigan antes de tiempo.

Fuente: Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial

3/01/2020

ORAL HEALTH : Tongue tie

Tongue tie

Tongue-tie occurs when the thin piece of skin under the baby's tongue (the lingual frenulum) restricts the movement of the tongue.

In some cases the tongue is not free or mobile enough for the baby to attach properly to the breast.

Tongue-tie occurs in about 5% of people. It is three times more common in males than females and can run in families. Some babies with tongue-tie are able to attach to the breast and suck well.


However, many have breastfeeding problems, such as nipple damage, poor milk transfer and low weight gains in the baby, and recurrent blocked ducts or mastitis due to ineffective milk removal.

Read Also: Tips for Preventing Baby Bottle Tooth Decay

A baby needs to be able to cup the breast with his tongue to be able to remove milk from the breast well. If the tongue is anchored to the floor of the mouth, the baby cannot do this as well.

The baby may not be able to open his mouth wide enough to take in a full mouthful of breast tissue.


Youtube / Bernadette Bos

2/23/2020

Los BEBÉS necesitan ir al dentista

Odontopediatría

Los expertos en salud infantil recomiendan que los niños empiecen la rutina de cuidado dental desde cuando les salen sus primeros dientes.

Sin embargo, un informe de la Encuesta Nacional de Salud Infantil del C.S. Mott Children’s Hospital, en Michigan, indicó que la mayoría de los niños entre uno a dos años de edad no habían visitado un dentista.

La encuesta, realizada a mediados del 2011, preguntó a padres de niños con edades entre uno y cinco años sobre el cuidado dental de sus hijos y se determinó que sólo el 23 por ciento de los niños de un año de edad había visitado al dentista, mientras que sólo el 44 por ciento de los niños de dos años había hecho la visita preventiva.


“Los problemas dentales, como las caries de la infancia temprana, son la causa principal de enfermedades crónicas en los niños pequeños”, destacó Sarah Clark, directora asociada de la Unidad de Investigación y Evaluación de la Salud Infantil de la Univesidad de Michigan. “La mayoría de los problemas dentales pueden prevenirse mediante el cuidado de la salud oral”, agregó.

Leer también: PREVENCIÓN : Mantenedores de Espacio. Ventajas e Indicaciones

Es posible que muchas familias no tengan conocimiento de la importancia del cuidado temprano de la salud dental y les sea difícil encontrar un dentista que atienda a los niños pequeños. De ahí la importancia de que los pediatras eduquen a las familias sobre el tema.

“Las visitas de control son muy importantes para que los padres comprendan su papel en la prevención de los problemas dentales. Por ejemplo, aprender cómo limpiar los dientes de los bebés y la importancia de evitar las bebidas azucaradas y los biberones en la cuna a la hora de dormir”, destacó Clark.

Durante esas consultas, además, el pediatra puede examinar los dientes del bebé e informar a los padres si descubre las primeras señales de deterioro dental para que consulten al dentista.

Para evitar el contagio de la gripe
Los cambios de temperatura del invierno significan también la llegada de la temporada de la gripe. Aproximadamente entre el 5 y el 20 por ciento de las personas en Estados Unidos son afectadas por la influenza.

Blue Cross and Blue Shield of Florida proporciona algunos consejos para que los residentes de la Florida eviten el contagio de la enfermedad.

La primera medida en la lista de prevención de la gripe es vacunarse. El Centro para el Control de Enfermedades recomienda que todas las personas mayores de seis meses reciban una vacuna anualmente.

Como la vacuna es de temporada, protege contra las diferentes cepas de la influenza que circulan durante el año, lo cual significa que la vacuna del año pasado puede que no le funcione este invierno.

También hay que considerar que se demora aproximadamente de una a dos semanas para que el cuerpo reaccione a la vacuna.

Algunos consejos de los expertos para evitar la gripe:

• Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o asegúrese de usar un desinfectante con base de alcohol.
• Asegúrese de cubrirse siempre la boca cuando tosa o estornude.
• Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca innecesariamente, esta es una de las formas de propagar los gérmenes.
• No comparta cubiertos o artículos personales, como vasos y toallas.
• Si se enferma, tome el día libre, quédese en casa y consulte al médico. Mantenga a los niños enfermos en casa también. Así evita contaminar otras personas.
• Trate de evitar a las personas que tienen la gripe o presentan los síntomas.

2/12/2020

NUTRICIÓN BEBÉ: Triturar demasiado la comida a los bebés no les permite desarrollar la musculatura cráneo-facial, según expertos


El común de los padres alimentan a sus hijos con papillas preparadas o comidas trituradas.

Lo que está ocasionando que su niño no mastique demasiado y en consecuencia no desarrollará una buena musculatura cráneo-facial.

Así lo dio a conocer la Doctora Elena Barbería, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y experta en odontopediatría.


Barbería, según informó el Colegio de Médicos de Las Palmas en nota de prensa, ha estado en el Simposio de Odontopediatría que el Colegio de Dentistas de Las Palmas ha celebrado en la capital grancanaria, y donde subrayó que los "excesivos" alimentos triturados como purés y papillas podrían afectar a los dientes, así como a la estructura cráneo facial cuando se acostumbra a esta alimentación hasta edades cercanas a los cinco años.

"Antes no había batidoras tan sofisticadas y se comía lo que se podía pero ahora se les da a los niños demasiadas comidas trituradas porque los padres llegan cansados a casa o porque quieren que coman pronto para que se vayan a la cama. Entenderse humanamente, se entiende, pero eso es un problema", insistió la doctora.

Ver también : ORTODONCIA : Hábitos bucales frecuentes y su relación con Malocusiones en dentición primaria

Asimismo, subrayó que masticar es un ejercicio físico que desarrolla músculos vitales en el crecimiento infantil. "Si no hacemos deporte, la musculatura no se desarrolla y en la boca es igual; si toda la musculatura cráneo-facial no mastica, no desarrollamos la musculatura y no hay un crecimiento de los huesos cráneo-faciales adecuados", apostilló.

Por otro lado, Barbería también resaltó que existe una "tendencia a no prestar excesiva atención a los dientes de leche incluso entre algunos odontólogos". En este sentido, apuntó que podría deberse a que se "desconoce la importancia de los dientes de leche para el desarrollo general del niño".

Al respecto, destacó la importancia de la odontopediatría y de la atención correcta de la salud dental del niño. "No son los dientes de un niño sino un niño con dientes. El protagonista es el niño y no sus dientes", sentenció.

Fuente: Europa Press


2/10/2020

HIGIENE BUCAL deficiente en embarazadas puede producir partos prematuros

Higiene Bucal

El problema en las madres con caries o sangrados de encías recorre el torrente sanguíneo y también puede producir en el tercer trimestre partos prematuros o bebés de bajo peso.

Está comprobado porque es una bacteria y puede producir infecciones a distancia, y uno de los puntos a infectar es el feto, advirtió la odontóloga Ana María Raggio, jefa del Servicio de Odontología del Hospital de Clínicas.

Las infecciones bucodentales representan un factor de riesgo, especialmente durante el embarazo, por lo que se debe hacer un control minucioso para evitar complicaciones como el desarrollo de enfermedades bucales, como caries, gingivitis, placas y otros.


RIESGOS.

“La primera persona que tiene contacto con el bebé es la madre, y ante la posibilidad de tener bacterias o lesiones cariosas, puede transmitir al bebé que no está teniendo esas bacterias, que quedan latentes en la boca del bebé hasta que aparezcan los primeros dientes”, explicó la odontóloga, al tiempo de indicar que las gestantes deben llevar un estricto control odontológico.

Las gestantes, debido a la excusa de los antojos, consumen alimentos frecuentemente y no necesariamente comidas sanas, sino helados, chocolates, facturas y otros que contienen azúcar e inciden en la formación de caries, la aparición de bacterias y otras molestias bucodentales.

Leer también: Los DIENTES DE LECHE y el uso de mantenedores de espacio

La doctora Concepción Chamorro, directora del Programa de Salud Bucodental del MSP, afirmó que el control dental de la embarazada se debe realizar cada trimestre y más veces, dependiendo de las condiciones de cada mujer.

“Siempre solicitamos a los ginecólogos que pasen a las embarazadas a los servicios odontológicos para controlarlas y saber en qué condiciones se encuentran para que reciban el tratamiento necesario durante la gestación”, manifestó.

Durante los primeros meses no se pueden realizar extracciones, solo curación, porque no pueden recibir anestesia ni sacarse radiografías, pero sí limpieza”, explicó Chamorro.

Destacó que la educación bucodental es fundamental en el embarazo, y mantener la boca limpia con el cepillado correcto es el primer paso.

En cuanto a las embarazadas, los servicios públicos realizan los controles en forma agendada, para que las gestantes sepan en cuándo deben volver para el control correspondiente. El MSP cuenta con 318 centros para atención bucal en todo el país.

Fuente: ultimahora.com

1/29/2020

GINGIVITIS durante el embarazo; síntomas, prevención y consejos

Gingivitis

Es muy común, principalmente en los primeros meses de embarazo, que la mujer sienta mareos, náuseas, vómitos, y otras molestias. Sin embargo, estos problemas no son la única alteración que puede sentir la mujer cuando está embarazada.

Paralelo a estos problemas también puede presentar molestias bucales, concentradas principalmente en las encías.

Cuando se está embarazada no se debe descuidar de la mente, de todo el cuerpo y también de los dientes. Los cambios hormonales que el organismo sufre durante el embarazo conciliados con un mayor flujo de sangre por el cuerpo de la mujer pueden provocan una mayor sensibilidad a la placa dental, es decir la capa de bacterias que se forma continuamente sobre los dientes.


Y qué es lo que causa la irritación en las encías. Es común que las encías se inflamen o infecten, y que se note que la boca produce más saliva que lo normal.

Síntomas
- Sangrado de los dientes durante el cepillado o la utilización del hilo dental
- Encías hinchadas e irritadas
- Mal sabor de boca
- Mal aliento

Leer también: DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

Estos síntomas son los más habituales. Si sientes algunos de estos síntomas lo mejor sería acudir al dentista para una revisión y una limpieza bucal.

Prevención y tratamiento de la gingivitis

Una adecuada higiene bucal es la clave para evitar la gingivitis y evitar así problemas más graves. La mejor forma de luchar contra esta enfermedad es evitándola.

Durante el embarazo es aconsejable cepillarse los dientes con una pasta específica para el buen mantenimiento de la salud gingival, como también realizar limpiezas interdentales todos los días. Paralelo a la limpieza también es necesaria una dieta sana y rica en calcio. Una alimentación orientada a prevenir los problemas bucales.

Consejos
- Cepillar los dientes como mínimo dos veces al día. Lo mejor sería hacerlo después de cada comida.
- Cepillar los dientes con mucha suavidad. Para eso, hay que usar cepillo con cerdas suaves. Si tienes mucha sensibilidad, recurra a los dentífricos especiales para encías delicadas.
- Usar el hilo dental siempre que sea posible. Te quitará todos los restos de comida de los dientes.
- Evitar comer muchos alimentos dulces. Son grandes contribuidores a la gingivitis.
- Visitar al dentista con regularidad. Conviene hacer siempre una revisión.

En caso de que tenga algún síntoma, no esperes a que termine el embarazo. Habla cuanto antes con un dentista, si tus encías sangran mucho, se llegas a perder algún diente, si las encías están inflamadas, o si sientes dolor en algún diente o en las encías.

Fuente: Guía Infantil

1/22/2020

HIGIENE BUCAL: Sepa como crear hábitos de higiene en el niño

Higiene Bucal

Según los expertos consultados, los hábitos higiénicos hay que crearlos en el niño, lo que es en extremo complicado, "puesto que requiere un trabajo intenso por parte de los padres".

Según ellos, existen algunos consejos prácticos para tener éxito en la tarea:

1. Los padres deben dar el ejemplo.

Los padres, como referentes naturales del niño deben tener un hogar limpio y aseado. Además hay que mostrarle cómo uno se lava los dientes pidiéndole su compañía en el baño, explicándole qué es lo que está haciendo, para qué sirve el cepillo y la pasta dental.


2. Deben inculcarse hábitos desde temprana edad.

Un niño siempre va entender más de lo que puede expresar, por eso es necesario que el padre esté constantemente especificando el porqué de cada acción higiénica y los beneficios sanitarios que reporta. Por ejemplo, decirle a un bebé de seis meses de vida mientras se le cambian los pañales "vamos a cambiarte para que no se te irrite la colita", él lo va a comprender, explican los pediatras.

También te puede interesar: Patología oral del recién nacido

3. Regularidad.

Los hábitos deben crearse a diario y manifestarse en cada aspecto de la vida cotidiana. En este caso los padres deben armarse de paciencia porque los resultados de su trabajo no se verán de inmediato, sino a largo plazo. Lo ideal es que las instrucciones que reciban los niños sean lo más simples posible. La complicación o perfeccionamiento deben ser paulatinos.

4. El niño debe contar con un ambiente preparado.

Los artículos de aseo deben estar al alcance de los niños. La pasta dental no puede estar guardada en una repisa con llave, debe existir siempre papel higiénico disponible, etc. Si las condiciones no están dadas para que el infante realice sus labores de aseo aparecerá la desmotivación. El niño debe tener sus propios elementos higiénicos para que cuide de ellos y sepa en qué lugar se encuentran.

1/12/2020

Sepa como NO CONTAGIAR a sus hijos de CARIES

Caries

La cavidad oral contiene una gran cantidad de bacterias que producen una serie de enfermedades.

Entre las cuales se encuentra la caries y la gingivitis, que son las más prevalentes en el ser humano, estas enfermedades tienen la característica de ser transmisibles.

Caries : La caries dental es una enfermedad infecto-contagiosa producida por bacterias. Si los padres padecen de caries dental pueden transmitir estas bacterias a su hijos.

Los medios de transmisión más comunes entre padres e hijos son:

° El beso, ya que muchos padres tiene la costumbre de besar a sus hijos en la boca.
° Y el uso de cubiertos compartidos (cuchara y tenedor).


Gingivitis ó Periodontitis : Se caracteriza por la inflamación y sangrado de las encías, llegando a destruir los elementos de sostén de los dientes (hueso).

Pueden transmitirse de persona a persona. Estos se encuentran en la saliva, mucosas y bolsas periodontales de los pacientes afectados.

Leer también: DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

Los medios de transmisión más comunes entre padres e hijos son:

° A través de cubiertos (cuchara y tenedor)
° A través de la saliva (beso).
° Soplando sobre los cubiertos del niño intentando enfriarlos.

Recomendaciones:

° Los niños deben tener su propio juego de cubiertos.
° No soplar sobre los alimentos para enfríarlos, porque así podemos enviar pequeñas gotas de saliva.
° No probar los líquidos directamente del biberon.
° No besar en los labios a los niños.
° Eliminar todo foco infecto-contagioso de los demas integrantes de la familia para evitar una contaminación cruzada.
° Mantener una correcta higiene bucal en toda la familia.

1/01/2020

SALUD BUCAL: Salvemos a la Primera Molar desde los 5 años

Prevención

A propósito del programa 'Salvemos al Primer Molar' en Paraguay, hacemos referencia en este artículo al diente que mayor porcentaje de daño tiene de las 32 piezas dentarias adultas.

El 1er molar, denominado también molar de los 6 años, es el diente utilizado principalmente para masticar o triturar los alimentos, se halla ubicado detrás del último diente de leche, en los maxilares superiores y mandibulares inferiores.

La erupción de los mismos se realiza entre los 5 y 7 años, no tiene predecesor y es uno de los dientes más afectados por las caries.


El rol principal del 1er molar es la masticación, si se llega a caer, se pierde el 50% de la eficiencia masticatoria; además, constituye el pilar para la correcta ubicación de las otras paredes dentarias permanentes, es la llave de oclusión, porque sirve de guía para el crecimiento de los demás dientes, explicó.

El 1er molar permanente tiene alta incidencia de caries, muchas veces por desconocimiento de medidas de prevención, por higiene deficiente, alto consumo de alimentos cariogénicos (dulces, golosinas y caramelos en general), o por edad temprana de erupción.

Leer también: Hablemos sobre la ORTODONCIA Interceptiva

En estudios, se observó que entre los 9 y 10 años, los niños/as pierden su primer molar, debido a una nula o ineficiente higiene bucal.

A esta edad, los odontólogos afirman que los menores a esta edad no poseen la destreza manual suficiente para cepillar correctamente sus dientes, por lo que recomiendan la ayuda de sus progenitores a la hora realizar esta práctica.

La Dirección de Salud Buco Dental de Paraguay advierte que la pérdida del 1er molar provoca el apiñamiento de los dientes, y en consecuencia, repercute en una mala mordida; esto a la larga puede producirse problemas musculares y dolores de cabeza.

Fuente: La Nación de Paraguay

12/30/2019

PREVENCIÓN : ¿Qué es la MANCHA BLANCA?

Mancha Blanca

La mancha blanca es la primera evidencia de caries en los dientes, y tiene un aspecto blanquesino, color tiza o yeso.

Puede ser lisa o porosa, esta característica de la textura va a depender si el proceso carioso esta activa (porosa) o inactiva (lisa).

Existen varias teorías sobre la causa de estas manchas, entre ellas tenemos el exceso en la toma de flúor, procesos infecciosos, toma de medicamentos durante los primeros años de vida, factores hereditarios, etc., pero a la que nos vamos a dedicar ahora es a la mancha blanca originada por una ausencia de higiene dental en los niños.


¿Por qué aparcen estas manchas blancas?

Cuando no existe una higiene bucal adecuada del bebé, se deja restos de alimentos, que son rápidamente metabolizadas por la gran cantidad de bacterias en boca. Esta actividad metabólica crea un ambiente ácido, esta acidez recae sobre el esmalte y es ahí donde se inicia el proceso carioso.

Leer también: PREVENCIÓN : Técnica de aplicación de sellantes de fosas y fisuras - Paso a paso

Inicialmente el esmalte se observa como opacidad blanca, en ocasiones se observa un área pigmentada de color amarillo o café, pero en cualquiera de los casos por lo regular está bien demarcada. La mancha de color blanca yesoso temprana se vuelve ligeramente rugosa, debido a la descalcificación superficial del esmalte.

Estas lesiones previas a las caries son el resultado de la desmineralización del esmalte a causa del ácido producido por las bacterias contenidas en la placa dental. Estas lesiones generalmente se encuentran cerca del borde de la encía donde se acumula la placa.

Tratamiento

El tratamiento para estas anomalías es variable dependiendo del tipo de lesión y de la profundidad. La aplicación tópica de flúor es beneficioso para fortalecer estas áreas, especialmente si la lesión ocurrió después del desarrollo del diente.

El color blanco tiza no desaparecerá del todo, pero la actividad cariosa se detendrá que es lo mas importante.

El tratamiento de flúor para esta lesión depende del mecanismo de acción pre-eruptivo (antes que salga el diente) o post-eruptivo (despues que sale el diente) en que se la atribuye diferentes formas de aplicación, asi tenemos:

Flúor sistémico: (agua, tabletas, sal) Tiene un efecto pre eruptivo, ya que se incorpora al esmalte en formación volviéndolo mas resistente a los ácidos. Sin embargo, también se le conoce efectos post-eruptivos, interviniendo en los procesos de desmineralización y remineralización.

Flúor tópico: (pastas dentales, geles, colutorios, barnices) Tiene un efecto post eruptivo, ya que actúan directamente sobre la superficie del diente, y ayudan en el proceso de remineralización, en caso de los bebes, la aplicación de flúor es con hisopo y en una concentración de 0.02%. En niños con capacidad de escupir se aplica flúor gel profesional, que se realiza en el consultorio dental.

5/09/2019

RECAMBIO DENTARIO: ¿Cuándo cambian los dientes los niños?

Recambio Dentario

La edad estimada en que los niños cambian los dientes varía, pero suele, salvo excepciones, estar en torno a los cinco o seis años.

A continuación, te ofrecemos todo tipo de detalles para saber cómo actuar cuando las piezas de leche comienzan a moverse, cuándo salen los dientes definitivos y muchas cosas más acerca de la salud dental de tu pequeño.

Cuando nuestros hijos cumplen los cinco o seis años de edad reciben una visita muy especial: el Ratoncito Pérez. Es entonces, cuando se produce el proceso de renovación de los dientes hasta que la dentadura de los niños es definitiva y plena.


En este largo proceso los dientes definitivos empujan a los dientes de leche, 20 piezas en total, a medida que aquellos crecen provocando a la postre su caída. Habitualmente los dientes de la parte inferior son los primeros en caerse, no obstante, el tiempo de la caída de cada uno de ellos varía de unos niños a otros por factores genéticos, entre otros.

Leer también: DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

¿Qué hacer cuando empieza a moverse un diente?

Llegado ese momento te aconsejamos que no lo fuerces, puesto que suele transcurrir mucho tiempo desde que comienza a moverse y el momento del cambio de dientes de leche.

Si forzaras su caída podrías dañar al diente definitivo o, incluso, la encía. Asimismo, es recomendable no tocarlo con la lengua o con otras piezas para evitar su desprendimiento.

No obstante, si el diente está excesivamente suelto y molesta a tu pequeño puedes estimular cuidadosamente su caída.

¿Por qué se caen los dientes de leche?

El cambio de dientes en los niños se produce cuando el diente definitivo, que se esconde en la encía, empuja al diente de leche hasta aflojándolo a medida que aquél crece.

Cuando salen los dientes definitivos despuntan en la encía hasta desgastar las raíces de los dientes de leche y provocar a la postre su caída. Los dientes de leche comienzan entonces a caerse dejando el correspondiente hueco donde se colocará el nuevo diente.

¿Cuándo salen los dientes definitivos?

¿Quieres conocer cuándo empiezan a caerse los dientes? A continuación, te hemos elaborado una guía que te orientará para conocer cuál es la edad de la caída de los dientes en los pequeños. Toma nota para saber el calendario de cambio de los dientes de leche por los dientes definitivos.

1. Dientes superiores

Incisivo central: caída, 7 años y medio / salida, 7 ó 8 años.
Incisivo lateral: caída: 8 años / salida, 8 ó 9 años.
Canino: caída, 11 años y medio / salida, 11 ó 12 años.
Primer molar: caída 10 años y medio / salida 6 años.
Segundo molar: caída, 10 años y medio / salida, 12 ó 13 años.
Tercer molar: salida, 17 a 21 años.
Primer premolar: salida 10 a 12 años.
Segundo premolar: salida 10 a 12 años.

2. Dientes inferiores

Incisivo central: caída, 6 años / salida, 6 ó 7 años.
Incisivo lateral: caída: 7 años / salida, 7 ó 8 años.
Canino: caída, 9 años y medio / salida, 9 ó 10 años.
Primer molar: caída 10 años / salida 6 años.
Segundo molar: caída, 11 años / salida, 11 a 13 años.
Tercer molar: salida, 17 a 21 años.
Primer premolar: salida 10 a 12 años.
Segundo premolar: salida 11 a 12 años.


Después de conocer cuál es el calendario de cambio de dientes de leche, no te pierdas los siguientes consejos para el cuidado de tus dientes y evitar futuras ortodoncias. Asimismo, sigue al detalle estas recomendaciones de prevención de salud bucodental infantil.

Fuente: ellahoy.es

3/29/2019

ENTREVISTA: El Frenillo Lingual


El frenillo lingual es una banda que se encuentra por debajo de la base de la lengua y que se proyecta hacia el piso de la boca.

Consta de dos partes diferenciadas: una próxima a la base de la lengua que es carnosa y ancha, y otra más exterior que es fina y casi transparente y que carece de vasos.


En los lactantes el segmento avascular suele predominar mientras que en los niños no lactantes el segmento carnoso aumenta.

Si el frenillo lingual es corto y fibroso (Anquiloglosia) muchas veces dando el aspecto de "lengua bífida", los movimientos de la lengua quedan condicionados y restringidos provocando en ocasiones trastornos alimentarios y dificultad para pronunciar algunas consonantes a medida que el niño crece.

En el caso de que la anquiloglosia complique la lactancia y no mejore modificando la postura de enganche, el tratamiento es quirúrgico.

Leer también: ¿Cómo puedo calmarle a mi bebé el dolor cuando le salen los dientes?

El procedimiento se denomina frenulotomía (también llamada frenectomía, frenotomía, frenilectomía o frenulectomía) y consiste en cortar el frenillo con bisturí o tijeras (cirugía convencional) o láser.

Una vez indicada, la cirugía debe efectuarse lo antes posible para evitar más complicaciones y que el amamantamiento continúe.


Youtube / Con ElConsumidor

2/18/2019

HÁBITOS ORALES: El uso de chupetes y biberones puede afectar el desarrollo del lenguaje


Tan antiguos son los chupetes como la controversia que genera su uso. Sus defensores subrayan que puede calmar la ansiedad y el estrés en los más pequeños.

Incluso se ha recomendado para reducir el riesgo de muerte súbita.

Sus detractores, en cambio, aseguran que interfiere en la alimentación materna porque puede confundirse con el pezón.

También se le acusa de alterar el cierre interdental si se abusa. Ahora se afirma también que podría afectar al desarrollo del lenguaje.

Parece haber consenso en que estos, si se ofrecen tarde y se retiran a una edad adecuada, no tienen por qué interferir en el desarrollo normal de los dientes, aunque siempre conviene informarse sobre un uso prudente.

Leer también: Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes


El aumento de este tipo de productos concede relevancia a un estudio publicado en la revista "BioMed Central Pediatrics". Los resultados indican que el uso del chupete durante demasiado tiempo e, incluso, algo tan habitual como chuparse el dedo o tomar el biberón, podrían ser conductas perjudiciales para el desarrollo del lenguaje en los niños.

Los investigadores evaluaron las asociaciones entre los hábitos de succión y alimentación y los trastornos del lenguaje en preescolares de entre tres y cinco años. Los resultados mostraron que retrasar el uso del biberón hasta que el niño tenía al menos nueve meses reducía el riesgo de desarrollar trastornos del lenguaje en edad preescolar.

Por otro lado, los menores que succionaron sus dedos o utilizaron un chupete durante más de tres años mostraron ser hasta tres veces más propensos en el desarrollo de trastornos del lenguaje. Los efectos perjudiciales de estas conductas se concretaron en dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras o para simplificar su pronunciación.

La hipótesis de los investigadores se basa en que los niños, cuando se chupan el dedo o usan de manera habitual chupete o biberón, no ejercitan todos los músculos de la cavidad oral. Esto impide que no desarrollen completamente la capacidad para el habla.

Por el contrario, durante la lactancia materna, el bebé ejercita todos los músculos de la boca, cara y la lengua, y logra una mejor capacidad de habla.

Estudios anteriores ya habían revelado que el amamantamiento es beneficioso en el desarrollo de la respiración coordinada, el acto de tragar y la articulación del habla.

Aunque los científicos apuntan que los resultados del estudio proporcionan más evidencias sobre los beneficios de una duración mayor de la lactancia en los bebés, advierten de que los resultados deberían ser interpretados con precaución porque se trata de datos observacionales.

El hábito de succión de los niños pequeños se debe a un reflejo natural. El deseo de chupar está relacionado con la capacidad de supervivencia, ya que le permite alimentarse y crecer. Puesto que es un mecanismo reflejo, es fácil observar que el niño simula la succión, después de haber terminado la toma. De la misma manera, durante las primeras semanas, es probable que repita este gesto cuando se le acerque algo a la boca. Es un error frecuente interpretar esto como una falta de aporte en la alimentación del niño.

Los bebés experimentan una sensación de seguridad derivada de la succión. Les relaja y tranquiliza porque consiguen una sensación placentera y reconfortante. Por este motivo, no se le debe forzar a interrumpir este "chupeteo". El efecto relajante es tal que permanece mucho más allá de los primeros meses de vida, cuando el reflejo de succión ya no es necesario en su función nutricional: es frecuente encontrar a niños de tres o cuatro años con un chupete o que chupan el dedo.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) considera queya en la segunda mitad del primer año se debe comenzar a limitar su uso y, durante el segundo año, conviene restringirlo a algunas situaciones, como ir a dormir o en estados de estrés emocional. No está demostrado que resulte mejor una retirada paulatina.

No se recomienda recurrir a castigos o medidas humillantes para forzar el abandono de este hábito. En lugar de reprender al niño cuando lo use, hay que alabarle si no lo hace, como refuerzo positivo.

También se recomienda negociar con ellos, establecer retos para dejar de utilizarlo (el día de su cumpleaños, las próximas vacaciones...) o trueques.

Es imprescindible no obsesionarse ni impacientarse. En el caso de niños más mayores, puede funcionar el discurso del propio pediatra o dentista. Estos le pueden explicar qué podría pasarle a su boca si usan durante mucho tiempo el chupete. Si tras conseguir que dejen de utilizarlo vuelven a pedirlo, no hay que caer en el error de devolvérselo.

Fuente: 20minutos.es

5/25/2018

¡ATENCIÓN GESTANTES! Durante embarazo existe mayor riesgo de tener PERIODONTITIS


La periodontitis, enfermedad que ataca a las encías por la presencia de bacterias, afecta con mayor predisposición a las embarazadas,.

Esto debido a que durante esta etapa la mujer sufre cambios hormonales que producen alteraciones en sus encías, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

El coordinador de la Estrategia Sanitaria Nacional de Salud Bucal del Minsa, Jim Romero Lloclla, indicó que durante la gestación las encías necesitan un cuidado especial, pues aumenta el riego sanguíneo a ciertos tejidos del cuerpo incluyendo esta parte de la cavidad bucal.

Señaló que si a esto se suma una mala higiene será un hecho que la persona adquirirá la enfermedad periodontal, cuyo avance en la inflamación será rápido y, en el peor de los casos, puede perder la estructura dentaria.

Leer también MITO: Cada hijo se lleva un diente de la madre


“Se puede llegar a la pérdida de la estructura dentaria por un ensanchamiento del ligamento periodontal, reabsorción de crestas óseas marcadas, bolsas periodontales, movilidad dentaria severa que en esta etapa se acentúan”, refirió el especialista.

Romero señaló que existe una clara evidencia de que la enfermedad periodontal en embarazadas puede ser un factor de riesgo significativo de nacimiento de bebés prematuros y de aquellos con bajo peso.

Manifestó que el porcentaje de partos prematuros relacionados con esta causa puede alcanzar alrededor del 18 por ciento a nivel nacional.

Recomendaciones

Lo que recomendó el especialista es adoptar un estilo de vida, dieta y hábitos saludables que no afecten la salud oral.

Sugirió, por ejemplo, consumir una dieta con alto contenido nutritivo, pues en caso contrario disminuyen los esfuerzos normales del cuerpo para combatir una infección.

“Existen razones más que suficientes para pensar que una dieta rica en frutas favorece a la higiene natural de los dientes y encías, lo cual contribuye a la eliminación de las bacterias y de forma indirecta colabora con la salud de las encías.”

Periodontitis

La enfermedad periodontal es una infección producida por bacterias y, como tal, puede contagiarse de persona a persona a través del intercambio de saliva, intercambio de cepillo dental y cubiertos.

Por este motivo, es fundamental que la pareja de la gestante también mantenga una buena higiene bucal, y si genéticamente es propenso a contraer la enfermedad lo más saludable es que mantenga un control periódico de su placa bacteriana.

Fuente: La República

4/02/2018

MITO: Cada hijo se lleva un diente de la madre


La gran mayoría de personas tiene la falsa creencia que cada vez que una mujer queda embarazada es casi seguro que perderá un diente...pues les diremos que es ¡completamente falso!

Una mujer en estado de gestación le suceden una serie de cambios, no solo físicos sino también hormonales; justamente estos últimos originan un adelgazamiento de los tejidos de la encía, que juntamente con la placa bacteriana (sarro) e irritantes locales producen la llamada "gingivitis del embarazo".

Leer también : Alteraciones en la encía durante el embarazo

En el caso que la madre ya presenta la enfermedad, la gestación exacerbará esta enfermedad, por eso es importante que visite a su dentista para que evite el inicio o el avance de esta enfermedad.

Durante la gestación la dieta de la nueva madre se eleva en carbohidratos, eso sumado a una escasa higiene dental produce un aumento de acidez, y como resultado tenemos varios procesos cariosos o empeorar aquellos que están ya en boca.

La higiene bucal en la mujer disminuye porque la mayoría refiere que el cepillado le produce náuseas o pesadez en levantarse para asearse.


Prevención
Tener control en la dieta elevada en carbohidratos. Acompañado luego de su consumo de su cepillado.

No olvidarse de la higiene bucal en casa, cada vez que consuma algún alimento hay que cepillarse.

Visitar al odontólogo para que realice las desfocalizaciones en la cavidad oral, realizando obturaciones y limpieza.

Visitar al dentista para que realice los controles de limpieza.

Con todas estas acciones, comprobarás que aquel mito "Cada hijo se lleva un diente" es falso, solo necesitas mayor preocupación por tu higiene bucal , nada que un buen cepillado y visita a tu dentista no pueda ayudarte.

8/04/2017

FLÚOR: Esencial durante el embarazo

Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de desarrollar caries, debido a los cambios hormonales que suceden durante el periodo de gestación. 

El flúor, junto con el calcio, el fósforo y el magnesio, es un micromineral que sirve a la estructura dental y ósea de la madre y de la futura descendencia. 

fluor-en-embarazo

Desde el punto de vista nutritivo, se considera más importante asegurar los requerimientos por medio del consumo de las aguas y los alimentos más ricos en este mineral, que recurrir a los suplementos extras. 

La administración sistémica a las gestantes por medio de comprimidos o soluciones como complemento dietético no se estima necesaria, ya que el riesgo del exceso supera el beneficio.

El flúor es un mineral que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades, si bien su presencia en el organismo es insustituible. 


Se considera un micromineral, junto con otros como el zinc, el yodo o el selenio, pero desempeña un rol destacado en la prevención de las caries

Además de ser un elemento importante en la formación y mantenimiento de los huesos, participa también en el endurecimiento del esmalte de los dientes y los hace más resistentes.

► Ver también: SALUD BUCAL en GESTANTES: Preguntas frecuentes

Dado el papel relevante del flúor para el desarrollo óseo y dental del bebé, la futura mamá deberá conocer que el agua potable, el té, los pescados y mariscos y algunas verduras, como las espinacas y la col, destacan sobre el resto en su contenido en este micromineral. 


Por lo general, el agua es la fuente principal de flúor en la dieta. Por ello, ya que en exceso puede resultar tóxico, la Unión Europea ha aprobado en fechas recientes un reglamento que autoriza y fija las condiciones de un nuevo tratamiento destinado a eliminar los fluoruros en las aguas minerales naturales y de manantial.

Sin embargo, durante los primeros meses de la gestación, el cepillado dental puede llegar a provocar náuseas, por lo que muchas mujeres descuidan la higiene bucal y se favorece el desarrollo de las molestas caries. 



El cepillado después de cada comida, aunque sea sin dentífrico, y una dieta que asegure la cantidad de flúor necesaria para fortalecer los dientes, son las dos claves para evitarlas.

La dieta de la madre desempeña, entonces, un papel protector de la caries para el futuro bebé. Se ha detectado que cuando se administra en bajas dosis, la fijación de este elemento se da con preferencia en los tejidos maternos, mientras que en dosis más elevadas es capaz de atravesar la placenta y llegar al feto. 


Diversos autores afirman que la protección de la dentadura de los niños es casi completa si las superficies lisas de los dientes están expuestas al flúor dos o tres años antes de la erupción, por lo que la prevención se debe continuar tras el nacimiento.

Fuente:
20 minutos

Artículos relacionados:
* Malos hábitos durante el embarazo podrían ocasionar malformación dental en los niños
* Durante embarazo existe mayor riesgo de contraer periodontitis
* Falta de salud bucal en embarazadas puede producir partos prematuros

7/31/2017

DIENTES DE LECHE: Así crecen los dientes de nuestros hijos


Este video, para niños de 1º y 2º grado, explica por qué los dientes de leche son importantes y cuándo salen los dientes (tanto los de leche como los permanentes).

El conocer la importancia de los dientes ayuda a tomar conciencia en los beneficios de la higiene bucal.

dientes-de-leche

La higiene debe ser realizada desde la aparición del primer diente de leche, así crea hábitos de higiene y asegura una buena salud de la cavidad bucal.