Mostrando entradas con la etiqueta Odontología del Bebé. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Odontología del Bebé. Mostrar todas las entradas

4/05/2020

ENTREVISTA: Cáries em bebês - Bebês podem ter Cáries?


A partir do momento que o dente erupciona na boca do bebê, ele já está sujeito a sofrer uma lesão de cárie.

As bactérias aderidas ao dente produzem um ácido que leva ao processo de desmineralização do esmalte dentário, causando manchas e cavidades.



Quando aparecem cáries em dentes decíduos, muitos pais acabam por não buscar um tratamento adequado com um pensamento errado de que talvez não haja necessidade, já que o dente será substituído por outro.

Se a lesão de cárie não é tratada, as bactérias presentes podem atingir o canal do dente de leite e contaminar o germe do dente permanente, que está logo abaixo, causando uma lesão infecciosa.

Veja também: Manchas escuras nos dentes das crianças

Dessa maneira, o dente permanente pode sofrer alterações estruturais e nascer já com alguma imperfeição, como má formação das estruturas, alteração de forma ou manchas.

Como devemos fazer a limpeza nos dentes de nossas crianças em todas as idades.

Entrevista concedida pela Dr. Carmem Silvia para o programa Vida Plena na Boa Vontade TV. Todos os direitos cedidos pela Boa Vontade TV à Dra. Carmem Silvia / Clínica Amai.


Youtube / Dr Teeth



FLUOROSIS: Exceso de flúor en higiene infantil ocasiona manchas y debilidad en la dentadura de los niños

Fluorosis

Esta sustancia química está presente en productos de cuidado dental que favorece la protección contra las caries.

La caries tiene un único culpable: el azúcar. Los alimentos dulces se pegan a los dientes y si no se limpian rápidamente se acunan en los recovecos de las piezas dentales.

Allí, felices, empiezan a ‘taladrar y taladrar’ hasta hacer huecos. A eso se le llama caries. Y si el dueño de esa boca no mantiene una adecuada limpieza oral, las bacterias se apropian de tal manera, que los dientes se caen.



Por esa razón, la fabricación industrializada y, por lo tanto, masiva de azúcar coincide con las alzas en los niveles de caries dental. Es decir, si no existiera el dulce, tampoco lo haría la caries. Pero como esta ecuación es imposible, la mejor fórmula es el cepillado constante.

Además de un cepillo y agua, se han creado métodos que permiten blindar la boca contra las bacterias, como la adición de flúor a productos de higiene oral. Aún así, más de la mitad de la población mundial no se libra de estas.

A continuación, 4 aspectos importantes que los padres deben saber sobre el flúor:

Leer también: REHABILITACIÓN : Soluciones estéticas para caries del biberón

1. Flúor: el salvador

A comienzos del siglo XX, un grupo de investigadores decidió, asombrado, determinar por qué ninguno de los habitantes de una población en Estados Unidos tenía caries. Después de varias pesquisas, descubrieron que se debía al agua que consumían, pues el flúor estaba presente en la tierra y el líquido que llegaba a sus casas contaba con este protector natural.

El flúor es un elemento químico que disminuye la posibilidad de que los dientes pierdan minerales; además, afecta el metabolismo de las bacterias que se prenden de los dientes y que se reproducen con especial rapidez.

Después de este descubrimiento se tomaron medidas, como la inclusión de este elemento en las aguas tratadas en los acueductos, así como en la sal. Actualmente, las pastas de dientes y los enjuagues bucales también lo traen.

2. Flúor: el crucificado

Pero como lo que no está en su justa medida es perjudicial, este exceso de flúor en los diferentes productos de consumo humano ha traído críticas y llamados de alerta, pues su presencia en el organismo está asociada a diferentes enfermedades como osteoporosis; por ende, aumento en las fracturas, algunos tipos de cáncer óseo y otras patologías dentales.

En Colombia, por ejemplo, un grupo de expertos de la Universidad Nacional realizó una investigación hace 10 años en Agua de Dios, municipio de Cundinamarca, pues la estudiante de odontología Carolina Gómez observó un elevado número de manchas en los dientes en la población infantil.

Martha Lucía Calle, odontóloga asociada de la facultad de odontología de la Universidd Nacional, y Edgar Delgado, químico y docente de la facultad de ciencias del departamento de química de la misma universidad, determinaron que todos los niños de esta población presentaban las manchas que observó la estudiante. Eso significaba la presencia de caries y, además, intoxicación por flúor o fluorosis.

Dice Delgado que en exceso esta sustancia genera el efecto contrario, pues ya no protege a los dientes de la caries, sino que debilita los dientes, porque los desmineraliza y se forman huecos en donde se albergan las bacterias, hasta que se pierden las piezas.

3. Manchas imborrables

Las primeras señales que se presentan para determinar que existe intoxicación por flúor son manchas en los dientes que no tienen manera de desvanecerse. Pero si no aparecen, un odontólogo no puede determinar que existe exceso en el organismo del paciente.

Por esa razón, muchos especialistas lo aplican en los consultorios como manera de prevención, cuando probablemente no es necesario, porque no tiene un método de diagnóstico que le permita determinarlo.

Dice la odontóloga e investigadora Martha Calle, que esta complicación no distingue estratos sociales, pues todos los niños son atraídos por el sabor de las cremas dentales y cuando están aprendiendo a cepillarse solos, disfrutan el sabor de chicle, fresa o cualquier dulce y se tragan la crema; entonces, el flúor va adicionándose a los huesos.

Por eso les recomienda a los padres estar siempre vigilantes durante el momento del aseo dental, mientras el niño entiende la idea de que la pasta de dientes no es para comer.

Leer también: HIGIENE BUCAL: Sepa como cuidar las encías de su bebé

4. ¿Cómo frenar el exceso?

Al observar las cremas dentales del supermercado se puede ver que la mayoría, por no decir todas, vienen adicionadas con flúor, así como los enjuagues bucales. Existen zonas del país en donde ya no ‘enriquece’ el agua con este elemento químico, como en Bogotá.

Ya lo recomendaban los médicos: evitar uso de enjuague, vigilar el cepillado de los niños y disminuir la aplicación de sal en las comidas, que además traerá otros beneficios a la salud.

En esta investigación de Calle y Delgado, también encontraron que el aseo dental de los niños en Agua de Dios es bastante deficiente, pues no tenían una rutina establecida en casa para asearse la boca tres veces al día.

Los hábitos deben ser establecidos por los adultos desde los primeros meses de vida, cuando las encías del bebé deben limpiarse con una gaza húmeda, se envuelve en el dedo y se pasa por toda la boca. También existen cepillos para este fin, con cabeza pequeña y redonda que facilita la tarea.

Todos los días, a la misma hora, el ritual debe ser el mismo, para que el niño aprenda la rutina. Usar cepillos de dientes atractivos y hacer el momento de la limpieza una circunstancia agradable facilitará la tarea. Los padres no pueden ser flexibles y permitir que un día lo hagan, al día siguiente no, porque esto no generará la costumbre y la necesidad en los niños.

De igual manera, los dientes temporales deben limpiarse con el mismo cuidado con el que se hará para la dentadura definitiva, pues de su buena limpieza dependerá el desarrollo de los maxilares y la aparición de las nuevas piezas que saldrán con el espacio suficiente.

Los expertos también recomiendan una sana alimentación, que es útil en la formación de los tejidos en los niños. Por ejemplo, el consumo constante de lácteos calcifica huesos y dientes, lo que ayuda en la resistencia a las bacterias.

Cuando aprenden a cepillarse no es necesario usar crema dental, pues lo más importante es que el cepillo de dientes pase por todas las piezas, incluida la lengua, para evitar la acumulación de bacterias.

Esto debe hacerse después de que el niño come. No se le puede permitir dormirse con el tetero, pues el metabolismo de las bacterias es muy rápido.

Evidencias científicas

Estudios publicados en revistas científicas de orden mundial han determinado que el exceso de flúor en el organismo podría ser el responsable del aumento en las fracturas de cadera, pues los huesos se desmineralizan.

Otras investigaciones realizadas especialmente en Estados Unidos, donde le añaden flúor al agua, han relacionado la aparición de tumores cancerígenos con el flúor. Una compañía farmacéutica en ese mismo país realizó una observación con pacientes que usan con frecuencia crema de dientes con este elemento.

Se determinó que contribuye a la pérdida del hueso periodontal, es decir, la caída de los dientes. Además, aumenta la posibilidad de sufrir gingivitis y periodontitis, enfermedades inflamatorias de las encías.

Por: Juliana Rojas Hernández
Redactora ABC del bebé



4/04/2020

DIENTES DE LECHE: Los dientes empiezan a formarse en la segunda semana de embarazo

Embriología

Expertos en ortodoncia infantil han demostrado que los llamados "dientes de leche" empiezan a formarse en el día 17 del embarazo, aunque no erupcionan hasta el sexto mes de vida.

Según el libro "Ortodoncia contemporánea", uno de los más avanzados en este tema, firmado por el prestigioso médico ortodoncista William R. Proffit, la capa germinal del diente empieza a tomar forma a mitad de la segunda semana de embarazo.

En el momento del nacimiento, los niños, normalmente, no tienen dientes en la boca, sin embargo, estos ya estan formados desde la segunda semana del embarazo y permanecen dentro de los huesos maxilares, de tal forma que no erupcionan hasta el sexto mes de vida.



Los dientes definitivos también se forman durante el embarazo y acaban de calcificarse entre los 3 y 4 meses después del nacimiento.

Permanecen dentro del seno maxilar hasta que alrededor de los 6 años de edad los niños comienzan a cambiar los dientes de leche por los definitivos.

Leer también: BRUXISMO : Causas del bruxismo infantil

Pero no solo los dientes empiezan a formarse tan pronto en el feto, el estudio citado anteriormente demuestra que el sistema nervioso empieza a formarse en el feto del día 18 al 23 después de la fecundación, o el paladar, del día 28 al 38, cuando ni siquiera ha pasado un mes de la fecundación.



3/31/2020

SUCCIÓN DIGITAL: El riesgo de chuparse el dedo

Ortodoncia

Los hábitos - tan comunes en los bebés- de chuparse el dedo, succionar el chupete y tomar del biberón podrían afectar el desarrollo del habla del niño si se llevan a cabo durante mucho tiempo.

Ésta es la conclusión de un estudio realizado en Chile que aparece publicado en la revista médica BMC Pediatrics.

Los investigadores de la Corporación de Rehabilitación Club de Leones Cruz del Sur descubrieron que los niños que tenían alguno de estos hábitos de forma persistente mostraron un mayor riesgo de trastornos del habla en edad preescolar.

Por ejemplo, dificultades para pronunciar ciertos sonidos de palabras o para simplificar su pronunciación.

Evitar el hábito

Durante el estudio, los investigadores reunieron información de los padres sobre las conductas de alimentación y hábitos de succión durante la infancia del niño y evaluaron su capacidad de habla.

"Descubrimos que los niños que se chupaban el dedo mostraban tres veces más riesgo de desarrollar un trastorno del habla" explicó a la BBC el doctor Juan Carlos Vélez González, quien dirigió la investigación en Chile.

"Por eso es muy importante que los padres eviten que los niños adquieran este hábito". "Y lo mismo ocurre con el uso del chupete, que si se usa durante más de tres años puede conducir al desarrollo de trastornos del habla" agrega.

También te puede interesar : Hablemos sobre la ORTODONCIA Interceptiva

Los científicos descubrieron también que al retrasar la toma de biberón hasta que el bebé tuviera al menos 9 meses podía reducirse el riesgo de desarrollar estos trastornos en el futuro.

Tal como explica el doctor Vélez, el estudio sugiere que si el bebé extiende el hábito de succionar a actividades no relacionadas con el amamantamiento puede tener efectos perjudiciales en el desarrollo del habla del infante.

Ejercicio muscular

"Nuestra hipótesis es que al chuparse el dedo, el chupete o el biberón, el niño no ejercita todos los músculos de la cavidad oral" dice el científico.

"Y como sólo está utilizando ciertos músculos no alcanza a desarrollar la musculatura necesaria para la capacidad del habla", agrega. "Por eso nuestra recomendación es evitar el bebé se chupe el dedo o que succione el chupete".

"Pero ciertamente lo que nos gustaría lograr es que las madres amamantaran a sus bebés durante un tiempo más largo y no introduzcan el biberón antes de que el bebé cumpla 9 meses".

"Porque creemos que el amamantamiento es la mejor forma de que el bebé ejercite todos los músculos de la boca, cara y la lengua para lograr una mejor capacidad de habla", expresa el investigador.

Otros estudios en el pasado llevados a cabo por otros científicos han revelado que el amamantamiento podría ser beneficioso en el desarrollo de la respiración coordinada, el acto de tragar y la articulación del habla.

Fuente: bbc.co.uk



3/26/2020

PATOLOGÍA : Dientes Natales y Neonatales

Dientes Natales

Son los dientes que aparecen en la cavidad bucal en el momento del nacimiento del niño o que aparecen en las primeras semanas de vida.

La frecuencia de su aparición es de 1/2000 nacimientos.

Esos dientes son generalmente de serie normal en un 95% y solamente 5% de ellos son supernumerarios.


¿Cuáles son las causas más frecuentes que determinan la aparición de los dientes natales y neonatales?

Ellos probablemente pueden tener orígenes familiares, hipoavitaminosis, posición superficial del germen dentario y/o asociación con síndromes, como por ejemplo la Displasia Condroectodérmica.

Leer también: DIENTES DE LECHE: Sepa como aliviar las molestias de su erupción

La presencia de dientes natales o neonatales, puede determinar lesiones secundarias junto a la tetilla del pecho de la madre o lesión en la base de la lengua, conocida como dolencia de Riga Fede (La enfermedad de Riga Fede, denominada también úlcera eosinofílica de la mucosa oral, es un proceso inflamatorio poco frecuente y benigno caracterizado por una ulceración de bordes netos, cubierta por una membrana serosa y con tendencia al sangrado espontáneo ubicada en la parte ventral de la lengua o ambos lados del frenillo y es causada por trauma repetido sobre los incisivos inferiores que ocurre durante la lactancia y el reflejo instintivo de succión.

Se suele encontrar con mucha frecuencia en niños con parálisis cerebral o en caso de erupción prematura de dientes) y también, cuando es inmaduro en la implantación, puede soltarse siendo aspirado o deglutido, presentando complicaciones pulmonares o digestivas.

3/24/2020

FLUOROSIS DENTAL: Evítala y protege la sonrisa de tu niño

FLUOROSIS DENTA

Todos los dentistas recomiendan empezar la higiene bucal de los niños luego en los primeros meses de vida.

Sin embargo, eso no quiere decir que las madres deban cepillar la boca de los hijos antes de que les nazcan los primeros dientes de leche.

Una correcta higiene durante la primera infancia significa limpiarle la boca del bebé con agua y algodón y en especial evitar pastas, alimentos y bebidas que contengan flúor.

Eso porque el exceso de flúor puede causar manchas en la superficie de los dientes, una molestia llamada fluorosis dental. Acá te explicamos un poco más sobre esa molestia para que tengas los cuidados necesarios con los dientes del niño:


¿Qué es la fluorosis dental?

Es una anomalía dental causada por el consumo excesivo y prolongado de flúor durante la infancia. Consiste en la aparición de manchas que van del color blanco hasta el marrón debido a la destrucción del esmalte dental. Esta patología puede presentarse como leve, moderada o severa y puede darse tanto en la dentición temporal como en la permanente.

¿Cuál es el período de mayor riesgo?

Los especialistas afirman que los niños menores de seis años son más propensos a la ingesta prolongada de flúor, pues suelen ser incapaces de manejar adecuadamente las cremas dentales y controlar el consumo de flúor en otros alimentos. Aunque esto suele ocurrir durante la dentición temporal, el consumo excesivo de flúor puede hacer que los dientes definitivos nazcan con motas o descoloridos.

Leer también: REHABILITACIÓN : Soluciones estéticas para caries del biberón

¿Las manchas son permanentes?

Una vez el flúor forma parte del esmalte, ya no se puede remover. Hoy en día se pueden encontrar una serie de tratamientos estéticos para aminorar o eliminar el problema. Estos tratamientos consisten en blanqueamientos dentales, pasando por tratamientos de carillas y hasta coronas completas. Lo más importante es acudir al dentista para que se determine el mejor tipo de intervención, dependiendo del grado de fluorosis y de la edad del paciente.

¿Cómo se previene la fluorosis dental?

El flúor se obtiene básicamente por medio de alimentos, agua, suplementos vitamínicos y pastas dentales.

En algunas partes del mundo los suministros de agua natural contienen niveles de flúor mucho más altos que lo deseable. Así que es necesario informarse sobre la cantidad de flúor que el agua de tu región posee para evitar la ingesta excesiva.

Además, los especialistas recomiendan el uso de cremas dentales especiales para niños, fabricadas con ingredientes naturales y sin flúor. Debemos leer la composición y los consejos de uso de los productos para comprobar que están adaptados para la ingesta puntual por parte del bebé.

Fuente: vidayestilo.terra.com.ar

3/18/2020

AFTAS EN LOS BEBÉS: ¿Qué podemos hacer?

Aftas

Las aftas son úlceras de la mucosa bucal, estas úlceras producen muchas molestias para comer, beber, hablar y el niño suele estar quejoso.

Pueden estar causadas por una hipersensibilidad a las bacterias que se encuentran normalmente en la boca del niño.


Se localizan en la parte interna de los labios, cara interna de las mejillas, suelo bucal, paladar, lengua, es decir en cualquier parte de la cavidad bucal.

La estomatitis herpética aguda causada por el virus Herpes Simplex tipo I, es una infección bucal que provoca rechazo del alimento por dolor, salivación excesiva como reflejo de la dificultad para tragar que presentan, aftas en cualquier zona de la cavidad bucal, fiebre en ocasiones elevada y una duración de más o menos 7 días.

Leer también: MEDICINA BUCAL : Estomatitis Aftosa Recurrente en niños asociada a estrés

Se suele acompañar de pérdida de peso por la falta de ingesta, el dolor durante el periodo que dura la enfermedad provoca que los niños se nieguen a comer.

Si, pasados unos días, las úlceras dan lugar a lesiones de color blanquecino, significa que el proceso de curación ya ha comenzado.


Youtube / Medicable